martes, mayo 17, 2022
More
    InicioEconomíaRazones por las que Venezuela no es merecedora del Premio Nobel de...

    Razones por las que Venezuela no es merecedora del Premio Nobel de Economía

    -

    Venezuela se mantiene en crisis y la idea de Nicolás Maduro de recibir un Premio Nobel de Economía -«porque han echado para adelante solitos»- es solo una ilusión del socialismo, que desde hace más de 20 años inició un proceso «destructivo» de un país acostumbrado a la abundancia, al boom petrolero.

    Análisis económicos demuestran que detrás una fachada de bodegones surtidos, estaciones de servicios con gasolina a precio internacional o salarios dolarizados de manera informal, hay un país empobrecido que ocupa el segundo lugar del mundo con la peor economía, después de su gran aliado Cuba y seguido de Sudán, de acuerdo al economista estadounidense Steve H. Hanke, docente de la Universidad Johns Hopkins.

    En su más reciente informe, el Ranking Global de Libertad Económica, ubicó a Venezuela en el puesto 176 a nivel global, y en la última posición (32) de las Américas, con un puntaje inferior a los promedios regionales y mundiales.

    En los últimos cinco años, la nación del oro negro ha estado en recesión, con un impulso ligero en 2021, pero que la mantiene muy cerca de la categoría «Reprimida».

    Especialistas consideran que cuando Venezuela logre la democracia de mercado, deberá ejecutar acciones importantes que van desde acabar con la inflación, reestructurar la deuda pública, hasta despolitizar las instituciones para recobrar la confianza.

    Datos del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) indican que en febrero la inflación se situó en 1,7% y la interanual en 246%, con un valor de la canasta alimentaria de 365 dólares, aproximadamente.

    Con poco avance

    El economista Aaron Olmos, CEO de Olmos Group Venezuela, explicó al Observador Latino las razones por las cuales Venezuela no es merecedora del Premio Nobel de Economía propuesto por Maduro.

    En su criterio, para lograr esa distinción, los principales indicadores anclados al Producto Interno Bruto (PIB), como consumo interno, inversión privada, gasto público, importaciones y exportaciones que predominan en la actividad económica, deben solventar un problema real en el país. Caso que no ocurre en la actualidad.

    «Eso significa que debe haber consistencia, pues no solamente es suficiente la recuperación del PIB, sino una estabilidad y una crecimiento en el tiempo para decir que existe desarrollo económico, medido por mejoras en la calidad de vida de los venezolanos», contó.

    En ese sentido, Venezuela tendría que tener un tipo de cambio favorable como las principales economías del mundo, «no como el bolívar con menos 14 ceros».

    Se trata de un sistema que gire sobre su propia dinámica, como en la industria básica, agricultura, servicios o transporte, incluso, «un país atractivo para vivir».

    Para lograr un reconocimiento internacional, Venezuela debería contar con un sistema financiero propicio para la expansión a gran escala, donde las personas tengan acceso a divisas, pero desde un proceso normal.

    «Ninguno de estos elementos está pasando. Lo que estamos viendo es uso y abuso de unas políticas cambiarias costosas en términos de la cantidad de millones de dólares que se siguen aplicando para mantener el tipo de cambio a raya», recordó Olmos.

    El experto aclaró que no necesariamente la recuperación experimentada por Venezuela es 100% productiva, porque «sigue mostrando altos índices de inflación y teniendo pobreza, vista como un fenómeno social y económico multidimensional caracterizada por la incapacidad de las personas en cubrir sus necesidades básicas diarias».

    LEA TAMBIÉN: Un adolescente murió al caer de una atracción en un parque de diversiones en Orlando

    Sin recuperación en Venezuela

    Un contexto similar describe Fernando Sosa, decano de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) en Venezuela, al recordar que el país no se ha recuperado desde el punto de vista económico, solo vive «una ilusión».

    Citó el caso de la economía de bodegones, cuyos productos son importados y muy pocos o ninguno, son nacionales. «Eso significa que no pueden ser indicadores del PIB», que es la sumatoria de los bienes y servicios producidos en Venezuela en un periodo determinado.

    Explicó que en condiciones normales de mejoras económicas, debería existir un salario acorde al costo de la canasta básica alimentaria de al menos 400 dólares para una familia de cuatro miembros.

    Pero, el Estado «no puede dolarizar la economía, por cuanto no produce divisas, entonces, es ahora, cuando apenas se ve una ligera recuperación de la actividad petrolera producto del incremento del alto costo de los combustibles en Europa y Estados Unidos, pero cuando eso ocurra, la realidad será otra, al no poder aumentar la producción de crudo, por cuanto no se cuenta con la logística necesaria».

    LEA TAMBIÉN: Nicolás Maduro dice que Venezuela merece el Premio Nobel de Economía

    Razones por las que Venezuela no es merecedora del Premio Nobel de Economía 3
    Juan Diego Vilchez Valbuena
    Licenciado en Comunicación Social (LUZ) y magíster en Gerencia Empresarial (UFT). Docente y experto en medios digitales. Máster en Marketing Digital y Analítica Web

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    A %d blogueros les gusta esto: