martes, enero 18, 2022
More
    InicioEconomíaVenta ilegal de gasolina en estado petrolero de Venezuela "alivia" la crisis...

    Venta ilegal de gasolina en estado petrolero de Venezuela «alivia» la crisis económica familiar

    -

    «Vender gasolina en plena vía es una forma de generar algo (de dinero) para mantener a nuestras familias, que bastante hambre pasan, porque no se encuentra trabajo», contó al ObservadorLatino, José Torres, un señor de 68 años de edad que todos los días se sienta al borde de una vía en el estado petrolero del Zulia, al occidente de Venezuela, a la espera de un posible comprador.

    La venta ilegal de combustible en la nación sudamericana comenzó cuando la industria entró en crisis y la distribución se vio afectada, provocando larga filas que en muchas ocasiones eran de hasta tres días o más.

    En mayo de 2020, el régimen venezolano en medio de la escasez exportó -pese a las sanciones de Estados Unidos-, combustible iraní que solventó por unos meses el problema.

    Justo cuando la dolarización de facto en Venezuela estaba en pleno auge, Nicolás Maduro anunció al país los nuevos precios de la gasolina: aquella que es subvencionada por el Estado (Bs. 0.1) y la de venta libre en divisa convertible, bolívares o criptomoneda Petro (USD 0.50).

    Aun cuando la estrategia prometía minimizar la caótica situación, la venta de gasolina dividió a una población entre quienes pueden adquirir el hidrocarburo con dólares en efectivo sin filas, pero invirtiendo un poco más de una hora, y los que deben aprovechar su turno para surtir luego de días en las estaciones de servicios subsidiadas, que en la mayoría de los casos están cerradas, porque poco les llega el insumo.

    LEA TAMBIÉN: Anthony Davis sufrió esguince de rodilla y será baja al menos un mes en Los Angeles Lakers

    Un servicio personalizado

    A esa realidad, José Torres junto a una decena de hombres y mujeres, le hacen frente al vender gasolina ilegal en una carretera que conduce a la guajira colombiana desde Maracaibo, capital de la región, sin importar el método de pago a precio internacional.

    En esa zona marabina, ante la mirada de las autoridades policiales que en junio de 2020 desmantelaron más de 30 puestos de comercialización del producto, apareció la gasolina colombiana a través del contrabando. Hace más de un año, el combustible ya no se llevaba al vecino país porque no era rentable, sino que lo traían a los estados fronterizos para aprovechar la dolarización y garantizar ganancias en una moneda no devaluada.

    «Ahora vendemos la colombiana y la que compramos aquí, pero todas al mismo precio. Ahora como hay gasolina en cualquier parte, entonces se nos complica la venta, aunque nosotros ofrecemos rapidez, pues en las estaciones de servicios debes durar más de una hora y al final vas a pagar en dólares», dijo José Torres, quien lleva más de un año en el mismo lugar, soportando altas temperaturas, y hasta desvelos, porque las noches también se aprovechan.

    El factor tiempo prevalece en este negocio ilegal que lleva el sustento a muchas familias en Maracaibo. Mientras en una estación dolarizada no hay ligereza, en estos puestos se obtiene la gasolina en segundos.

    Lugar donde se vende gasolina
    Puerto Caballo es una populosa zona de Maracaibo donde se vende combustible de forma ilegal / Fotocaptura de GoogleMaps

    Una mentalidad con la «gasolina covid»

    En más de cuatro kilómetros de vía recta, en ambos sentidos, cada 20 metros o más, hay un puesto de venta ilegal del inflamable, a un precio de 15 litros por 10 dólares, monto con el cual se adquieren 20 litros en una estación de servicio. 

    Ordenadas, una sobre la otra, la gasolina se vende en envases reutilizados de agua de cinco litros, que en su mayoría pierden su capacidad al ser sometidos a un proceso de reducción con agua caliente, lo que genera una falsa percepción a los conductores sobre la cantidad exacta a comprar.

    A ese tipo de combustible se le identifica porque su valor es inferior: 2 envases con supuestamente 10 litros por 5 dólares.

    Para diferenciarse, los «pimpineros» –como le dice a quienes en plena avenida hacen movimientos con sus manos sosteniendo un embudo improvisado con botellas de plástico-, colocan una advertencia que indica: «Legal», término que garantiza la cantidad exactitud de litros a vender.

    «Es que la mente del zuliano es particular. Siempre busca ganar de la mejor forma. Es cierto que muchos queman (reducen) la botella para que meta (tenga) menos gasolina, porque somos nosotros mismo quiénes surtimos y por ser así, ¿qué conductor va a revisar eso?», explicó José Torres.

    El negocio de la gasolina en Maracaibo no descansa. Por las noches, a las hileras de botellas se les coloca una luz para darle mayor visibilidad al producto.

    En su momento, se vendió una gasolina artesanal que extraían de la destilación del petróleo robado de tuberías, pero con riesgos mayores para los vehículos.

    «Hasta llegamos a vender la ‘gasolina covid’. Le llamamos de esta manera porque apenas le echábamos al carro, a los días comenzaba a fallar», advirtió José Torres.

    gasolina
    Cada segundo cuenta en la venta de gasolina / Foto: Juan Diego Vílchez Valbuena

    La pirámide

    A los «pimpineros» les llega la gasolina cuando un conductor vende 20 litros por 12 dólares, un proceso denominado «punto», con beneficios de 2 dólares.

    Al venderse, quedaría una ganancia de 7,5 dólares, por cuanto comercializa menos gasolina por un monto elevado: 15 litros de los 20, por 10 dólares.

    «Siempre vamos a ganar. El tema es que no siempre sale la gasolina que compramos. No obstante, es un negocio rentable», explicó el informante.

    El valor del «punto» también puede variar en función de la oferta y la demanda. Aunque se ha mantenido estable por la estabilidad del mercado en los últimos meses.

    José Torres puede obtener dividendos de casi 50 dólares cada semana, lo necesario para comprar los alimentos básicos del hogar. No se arrepiente de este trabajo, a pesar de las consecuencias que eso podría ocasionar. Mientras tanto, seguirá gritando en plena vía: «¡Cuánto, cuánto!», con su embudo de botellas plásticas.

    Estacion
    El porcentaje de estaciones de servicio cerradas aumentó / Foto: Juan Diego Vílchez Valbuena

    EL DATO: «Solo dólares en efectivo»

    La venta ilegal de combustible no solo es un asunto que engloba la crisis en Venezuela, sino también la falta de cumplimiento del reglamento en cuanto a la venta del producto.

    La mayoría de las estaciones de servicio que reciben dólares en efectivo, ya cambiaron sus surtidores por unos más avanzados en cuanto a la rapidez al momento de distribuir la gasolina.

    Si bien el Estado ordenó que podía pagarse en Petro o bolívares a tasa del día, esto no es posible. «Sólo dólares en efectivo y que no estén deteriorados», aseguró un despachador.

    La ventaja entre las dolarizadas es impresionate frente a aquellas estaciones que fueron obligadas a cerrar, una situación frecuente que se refleja en las zonas rurales del país.

    • Venta ilegal de gasolina en estado petrolero de Venezuela "alivia" la crisis económica familiar 1
    • Venta ilegal de gasolina en estado petrolero de Venezuela "alivia" la crisis económica familiar 2
    Venta ilegal de gasolina en estado petrolero de Venezuela "alivia" la crisis económica familiar 5
    Juan Diego Vilchez Valbuena
    Licenciado en Comunicación Social (LUZ) y magíster en Gerencia Empresarial (UFT). Docente y experto en medios digitales. Máster en Marketing Digital y Analítica Web

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img