jueves, agosto 5, 2021
More
    InicioNoticiasAlejandra Mella, la bailarina colombiana que se quedó atrapada por la pandemia...

    Alejandra Mella, la bailarina colombiana que se quedó atrapada por la pandemia en Venezuela y encontró el amor

    -

    Desde el primer momento en el que la bailarina colombiana Alejandra Mella pisó suelo Venezolano, sintió una conexión especial. Aunque al principio llegó al país por turismo, nunca pensó que el destino tenía otro plan para ella.

    Antes de la llegada de la pandemia del coronavirus, Alejandra viajó con varios amigos a Los Roques, un paradisíaco destino venezolano. Allí disfrutó unos días de sus cristalinas aguas, actividades y comidas.

    Alejandra Mella
    Foto: Instagram alejaslmella.

    Cuando se registraron los primeros casos de COVID-19 en Venezuela, sus compañeros de viaje le alertaron que se regresara a Colombia porque desconocían por cuanto tiempo podría extenderse la cuarentena, pero la bailarina insistió en quedarse.

    Pasaron los días y decidió tomar un vuelo rumbo a Caracas para luego viajar a su natal Cali. Sin embargo, tenía pasaje para el 15 de marzo y ya habían entrado en vigor las restricciones por la pandemia.

    Según contó en un video publicado en Instagram, tomó su equipaje y se instaló «por unos días» en Caracas, donde tuvo amigos que la acompañaron y apoyaron mucho.

    Transcurrieron los días, semanas y cumplió tres meses en la capital venezolana mientras los vuelos en el país seguían cancelados.

    La embajada y el canciller de Colombia intercedieron para que Alejandra Mella saliera del país con un vuelo hacia Miami, pero no pudo lograrlo.

    El segundo intento consistía en viajar hasta México y luego a Colombia con carta de la embajada. No obstante, la aerolínea canceló el vuelo y no dio explicaciones.

    «Esa noche me arrodillé y le dije ‘Dios, aquí estoy, qué pasa que no puedo salir de aquí, qué propósito tienes para mí aquí'», relató la bailarina caleña.

    Ante la situación, un amigo de Caracas le ofreció trabajo para que impartiera clases de ballet fitness a las féminas de su trabajo. Con el pasar del tiempo, empezó a sentirse motivada porque se mantenía activa en lo que le apasiona.

    Pero dicen que la tercera es la vencida y fue allí cuando el canciller la contactó para notificarle que la iban a trasladar hasta Cali en un vuelo privado, que finalmente fue cancelado.

    Desesperada por la situación, Alejandra Mella hizo 36 horas ayuno porque quería conectarse con Dios, ya que se sentía muy triste al no poder regresar a su país.

    En su relato, la bailarina colombiana detalló que no le quedó de otra que relajarse y continuó con sus clases de ballet fitness, las cuales desde el principio tuvieron buena receptividad.

    Aunque todos los días extrañaba a su familia, Mella se embarcó en una nueva aventura por Venezuela y conoció Lomas de Caruao, Galipán, Adicora, el Parque Nacional Morrocoy, Chroní y la Bahía de Patanemo.

    «La comida, la energía, la gente. Era una cosa que yo decía ‘no puede ser, este país es demasiado’. Cada vez me iba sorprendiendo más», señaló la instructora.

    Además de estar enamorada del país, Alejandra Mella conoció a un «chamo valenciano» que robó su corazón y la apoyó para compartir su talento.

    Alejandra Mella
    Foto: Instagram alejaslmella.

    Pero no todo fue bonito porque su amigo de Caracas, el que le tendió su mano cuando se quedó atrapada por la pandemia, murió a manos de la delincuencia. Mella reconoció que fue un golpe muy duro para ella.

    «A pesar de todo decidí estar aquí. Son más las cosas buenas que tiene este país que lo pueden enamorar a uno muy fácil. Su gente, su comida, sus paisajes, la vibra. Y bueno, aquí estoy aunque mi familia no lo puede creer», añadió.

    En la actualidad, esta bailarina caleña emprendió en territorio venezolano con sus dinámicas clases de ballet fitness en Caracas y Valencia.

    Alejandra Mella
    Foto: Instagram alejaslmella.

    Pese a las dificultades que sorteó, Alejandra Mella dice estar enamorada y agradecida con Venezuela por la receptividad y todo el cariño que ha recibido.

    «Así fue, así pasó, Dios quería que pasará así y fue su propósito. No fue fácil al principio, pero es ahí cuando entendemos que hay que agradecer por esos momentos difíciles de nuestras vidas porque estamos siendo preparados y formados para recibir grandes bendiciones. Gracias chamos, gracias Venezuela por tanto amor, y tienen un país maravilloso», concluyó.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS