lunes, septiembre 27, 2021
More
    InicioNoticiasInternacionalArgentina no es Venezuela: oposición derrota a la izquierda oficialista en primarias...

    Argentina no es Venezuela: oposición derrota a la izquierda oficialista en primarias legislativas

    -

    El fantasma de Venezuela se pudo ahuyentar anoche en la Argentina, con los resultados de las primarias abiertas simultaneas y obligatorias(PASO), donde salen las listas para elegir 24 puestos del Senado y 127 para la cámara de diputados, el próximo 14 de noviembre.

    Las primarias expresaron un enorme rechazo a la alianza del gobierno kirchnerista de Alberto Fernández, Frente de Todos, cuyo búnker fue un velorio de caras largas, discursos de mea culpa y hasta un mar de lágrimas por el fracaso en los comicios.

    El Presidente reconoció el revés ante sus militantes, en un podio peronista cercano a un funeral. Al mandatorio lo flanqueaba Cristina Kirchner, quien no lograba ocultar su incomodidad y preocupación por el golpazo encajado en las urnas, debido a la pésima gestión de la pandemia, de la economía y de los asuntos sociales.

    Con relato y propaganda no se gana una elección.

    Argentina no es Venezuela: oposición derrota a la izquierda oficialista en primarias legislativas 1

    Según el portal de France 24: “Muchos votantes expresaron sentirse defraudados por los principales partidos políticos, durante una jornada de votación que transcurrió con tranquilidad y bajo protocolos de bioseguridad. Las dificultades financieras han perjudicado el apoyo público al Gobierno”.

    Los periodistas de televisión y radio discutían las causas del fracaso del movimiento socialista en Buenos Aires, atribuyéndoselo tanto a la prepotencia de Alberto Fernández como al nepotismo corrupto del clan de Cristina.

    Así lo reporta Notimérica: “Con el recuento cerca de concluir, el oficialismo apenas ha convencido al 29,5 por ciento del electorado mientras que en el lado opuesto, el bloque opositor, reunido bajo la coalición Juntos por el Cambio, se ha tornado como la fuerza más votada con el 40,8 por ciento. Por otro lado, la extrema derecha, liderada por el economista Javier Milei, se ha consolidado como la tercera opción escogida por los argentinos.”

    Las primarias suponen un primer plebiscito a la administración actual del progresismo, mostrando un claro agotamiento de su popularidad, de cara al ascenso de “Juntos por el Cambio”, la unidad liderada por Mauricio Macri, el cual compartió un discurso lleno de optimismo y esperanza, al pronosticar una victoria contundente en las elecciones de diputados de noviembre, la verdadera prueba de fuego.

    De igual modo, Macri sentenció: «Comenzamos a ver el fin del populismo en Argentina».

    En los bunkers de “Juntos por el Cambio”, se escucharon declaraciones que comparaban la situación entre los dos países del continente, afirmando que los ciudadanos no querían que “Argentina terminase como Venezuela”, hundida y arruinada por las ideas del comunismo bolivariano.

    Alberto Fernández concentró su errática campaña en la gestión sanitaria, fuertemente criticada por los medios y los porteños, amén de las denuncias por los “vacunatorios VIP” y las dificultades en el proceso de inmunizar a la población, sin olvidar el impacto de la cuarentena eterna sobre la inflación y el costo de la vida.

    Por su parte, Macri y candidatos conservadores como Javier Milei deben refrendar su triunfo en noviembre, para cerrarle el paso al chavismo en Buenos Aires y la provincia de la nación del sur.

    Hoy la prensa madurista amaneció en shock, virtualmente desaparecida, enmudecida por los hechos adversos. Si la izquierda hubiese ganado algo, aunque sea mínimo, despertaríamos con cohetes y fanfarrias.

    La verdad es que Venezuela sigue siendo la misma, después de 20 años de saqueo. El que crea que estamos “mejorandito”, como dicen los influencers descerebrados, que pise tierra, que salga de los bodegones de los enchufados, y que reporte las consecuencias de sufrir una nueva ola de apagones en la capital.

    Así puede concluir Argentina, si se permite que Cristina y Alberto resuciten en noviembre, un escenario realmente improbable.

    Confiamos en que los argentinos de bien no se confiarán y harán el trabajo correspondiente de defender su victoria de las primarias en las urnas de fin de año, que sepultarán al partido oficialista.

    En Venezuela sucedería lo mismo, de existir condiciones normales e igualitarias para ir a una elección legislativa, tal como revolcamos al chavismo en el 2015.

    Pero actualmente, enfrentamos a un CNE amañado, a un árbitro parcializado y a un proceso de negociación, que despierta más dudas que certezas.

    Tendrán que explicarnos mejor cómo podemos recuperar la confianza en las elecciones, para derrotar a la izquierda como en las primarias de Argentina.

    Sergio Monsalve. Director Editorial de Observador Latino.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS