domingo, enero 29, 2023
More
    InicioNoticiasInternacionalBernardo Redín, un genio pensando rápido

    Bernardo Redín, un genio pensando rápido

    Como futbolista, jugó con la selección de Colombia en el Mundial de 1990, anotando dos goles, uno a Emiratos Árabes y otro a Camerún. En el marco de Qatar 2022, presentamos estas historias de quienes han sido protagonistas del evento orbital.

    -

    Para la Copa de 1990 en Italia, la presencia de la vecina Colombia, en ese equipo jugaba Bernardo Redín, un gran mediocampista de vocación ofensiva, provocó un volcamiento de los venezolanos hacia esa oncena.

    A falta de la presencia de la selección de Venezuela en los Mundiales de fútbol, en nuestro país ha sido tradicional “adoptar” algún equipo.

    Los motivos iban más allá de una hermandad de países, pasaba por el fútbol vistoso de los dirigidos por Francisco “Pacho” Maturana.

    Luego de 24 años ausentes de torneos orbitales (desde Chile 62), los neogranadinos retornaban jugando en el estadio Renato Dall’Ara de Bologna, contra los Emiratos Árabes Unidos. El 29 de junio de 1990, al minuto 51 de partido, Redín marcaba el primer gol de los colombianos en un triunfo por 2-0.

    Era un proceso que tenía varios años encaminado. “Gracias a Dios jugué 20 años al fútbol, en el proceso fructífero con Maturana. Pasé por equipos grandes y chicos, jugué Copa Libertadores, Copa América y el Mundial fue la cumbre”, nos dijo cuando conversamos con él durante su estadía en Venezuela como entrenador del Monagas.

    Lea también: Envío de remesas a Venezuela se reduce, según datos de Encovi 

    Quedaron enmarcados en una llave con Alemania Federal (a la postre ganador de ese Mundial), Yugoslavia y los Emiratos. Luego de derrotar a los del medio oriente, perdieron con los balcánicos y empataron con los germanos con un tanto de Freddy Rincón al minuto 95 para obtener el pase a Octavos de Final.

    “El mundial del 90 tuvo a la mejor selección en la historia de mi país. Tuvimos la oportunidad de pasar de ronda y en lo personal marqué dos goles. La experiencia en Italia fue lo mejor de mi carrera”, aseveró el caleño. Agregaba que tenían la frustración porque para el evento de 1986, Colombia declinó de ser anfitrión al no cumplir los requerimientos de la Federación Internacional de Fútbol Asociado. La sede tuvo que ser mudada a México y los suramericanos se quedaron con las ganas de ver el magno torneo futbolístico.

    Pero cuatro años después le llegó la oportunidad de jugarlo. Tras superar la primera fase les tocó enfrentar a Camerún en Octavos de Final. Perdieron 2-1 en prórroga con un gol suyo. La clave de la caída fue un error del arquero René Higuita.

    “Es difícil explicar la frustración. Perdimos la posibilidad de meternos en Cuartos de Final, uno sabía cómo jugaba René, lastimosamente tuvo ese error (una mala salida) en el Mundial”, recordaba con tranquilidad. Luego de respirar hondo nos dijo: “el grupo lo asimiló, porque René siempre ha sido un grande. Así como le pasó a él nos equivocábamos nosotros adelante al no meterla o se equivocaba un defensa y él la salvaba. Ese día se equivocó, pero muchas veces nos salvó”. Redín hizo el único tanto de Colombia.

    El juego lento de Redín y Valderrama

    El juego de Redín, parecido al de su compañero Carlos “Pibe” Valderrama, tanto en el proceso creativo como en caminar lento la cancha, fue objeto de dudas en algún momento para el entrenador Maturana.

    Recordaba que: “con Carlos jugué ocho años juntos en el (Deportivo) Cali, nos entendíamos de memoria”.

    Nos contó una anécdota de Maturana y el juego lento suyo y de Valderrama. “Un día Pacho llamó a (César Luis) Menotti (entrenador campeón mundial con Argentina en 1978), quien es muy amigo suyo. Le comentó que estaba preocupado porque Carlos y yo éramos muy lentos; y Menotti le respondió que se tranquilizara, porque no éramos lentos, sino que en ese momento estábamos pensando la próxima jugada”.

    Tiempo después Maturana diría sobre Redín y Valderrama: “no me importa que parezcan lentos, son dos genios pensando rápido”.

    Reflexiona sobre los cambios en el deporte. El cisma futbolístico entre aquella Colombia exitosa de los ochenta y noventa se debe a que “el grupo jugaba en Colombia y tuvimos ciclos de trabajo importantes. Ahora hay que preparar todo en tres o cuatro días, ahora gana el que desequilibra”. Afirma que se cometió el error de creer que “nuestro grupo era inmortal. No se trabajó con los jóvenes y cuando nos fuimos nosotros no había relevo”.

    Compara la facilidad para salir a Europa en la actualidad. Jugó seis meses en Bulgaria con CSKA Sofía tras 10 años el Cali. “Yo fui uno de los que más ofertas tuvo en nuestra época, pero el equipo no consideró que yo debía salir, hasta que los convencí y jugué en Bulgaria”

    En la época actual “las transferencias son más continuas. Ahora tardan un año antes de ir a Europa, yo demoré 10”, comentó.

    Por Venezuela pasó con el Atlético San Cristóbal y estuvo cerca de retornar en 1996 con Atlético Zulia. Ese segundo paso no se concretó porque el pase tuvo dificultades por un dinero que le adeudaba su club de entonces, el América de Cali, que además tuvo que lidiar con un proceso de justicia por la supuesta presencia como directivos de los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela (líderes del cartel de Cali).

    Concluyó diciéndonos: “cuando tengo un mal día, recuerdo aquel primer gol en el Mundial de 1990 y todo empieza a mejorar”.

    Bernardo Redín, un genio pensando rápido 3
    Jesús Enrique Leal
    Periodista egresado de la Universidad Cecilio Acosta. Analista de deportes.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img