martes, diciembre 7, 2021
More
    InicioNoticiasInternacionalCiudadanos colombianos y estadounidenses involucrados en el asesinato del presidente de Haití

    Ciudadanos colombianos y estadounidenses involucrados en el asesinato del presidente de Haití

    -

    Las violentas consecuencias del magnicidio en Haití fueron evidentes el viernes cerca de la residencia presidencial Puerto Príncipe

    Vehículos quemados, casquillos de bala, manchas de sangre y paredes con balas fue lo que quedó de un tiroteo entre la policía y algunos de los presuntos asesinos en la Route de Kenscoff.

    Las autoridades haitianas dijeron a CNN que tres autos quemados pertenecían a miembros del grupo armado que asesinó a Moise el miércoles por la mañana temprano. El grupo armado son «asesinos profesionales», que consta de más de dos docenas de personas, incluidos dos ciudadanos estadounidenses y miembros retirados del ejército colombiano, dijeron las autoridades.
    Pero a medida que comienzan a surgir más detalles sobre las personas que mataron a Moise, se sabe poco sobre los presuntos autores intelectuales y su motivación para el ataque.

    Hasta ahora, la policía ha detenido a 17 sospechosos en relación con el tiroteo fatal y se está llevando a cabo una persecución masiva en todo el país con al menos ocho sospechosos adicionales.

    The burned-out remains of cars that belonged to the suspected asassins of Haiti's President on Route de Kenschoff.
    Los restos quemados de los coches que pertenecían a los presuntos asesinos del presidente de Haití en la Route de Kenschoff.

    El Departamento de Estado está al tanto del arresto de dos ciudadanos estadounidenses en Haití luego del ataque, dijo el viernes un funcionario del organismo, quien agregó que EE UU está enviando ayuda para apoyar la investigación a petición de Haití.

    Los funcionarios haitianos han entregado datos contradictorios sobre los muertos tras el atentado. Citando cifras de la policía haitiana, la oficina del primer ministro interino Claude Joseph le dijo a CNN que tres sospechosos murieron en un tiroteo con las autoridades. A medida que se intensifica la persecución de los responsables, han surgido detalles relacionados con el arresto de 11 hombres armados en los terrenos de la embajada de Taiwán en la capital, Puerto Príncipe, el jueves.

    La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joanne Ou, dijo a CNN que la embajada llamó a la policía local después de que los guardias de seguridad informaron que «un grupo de sospechosos armados» ingresó a los terrenos de la embajada. Ou confirmó que 11 sospechosos, descritos en una declaración separada del Ministerio de Relaciones Exteriores como «mercenarios», fueron arrestados a las 4 p.m. dentro de la embajada sin resistencia y solo algunas puertas y ventanas resultaron dañadas.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán no proporcionó información sobre las nacionalidades de las personas detenidas y aún no está claro si los 11 sospechosos se encuentran entre las 17 personas detenidas por la policía

    Con la tensión alta en la capital, multitudes de personas salieron a las calles el jueves por la noche, quemando autos y exigiendo justicia. Durante semanas, Puerto Príncipe se ha estado recuperando de la violencia que se ha cobrado la vida de muchos ciudadanos. La muerte de Moise ha dejado un vacío de poder y ha profundizado la agitación de la violencia, una creciente crisis humanitaria y una epidemia de Covid-19 que empeora.

    Gran parte de la ira del público se ha centrado hasta ahora en los ciudadanos extranjeros arrestados en relación con el tiroteo. En declaraciones a CNN el jueves por la noche, el ministro de Elecciones, Mathias Pierre, identificó a los dos estadounidenses arrestados como James Solages y Joseph Vincent, ambos ciudadanos estadounidenses naturalizados de Haití.

    Por otra parte, el jueves, el jefe de policía Charles dijo que 15 de los detenidos eran ciudadanos colombianos. Hizo desfilar a algunos de los sospechosos en una conferencia de prensa, junto con una variedad de armamento de estilo militar.

    En un comunicado, el Ministerio de Defensa de Colombia dijo que al menos seis de los presuntos atacantes eran miembros retirados del Ejército colombiano e Interpol había solicitado más información al gobierno colombiano y a la Policía Nacional.

    El jefe de la Policía Nacional de Colombia, general Jorge Vargas, agregó que dos presuntos atacantes, muertos en un operativo de la Policía de Haití, eran oficiales retirados del Ejército de Colombia, y al menos cuatro presuntos atacantes arrestados por la Policía de Haití eran soldados retirados.

    El director del Servicio Nacional de Inteligencia de Colombia y el director de la División de Inteligencia de la Policía Nacional de Colombia viajarán a Haití para unirse a las investigaciones, dijo el viernes el presidente de Colombia, Iván Duque, en Twitter.
    «Acabo de hablar con el primer ministro de Haití, Claude Joseph. Expresamos nuestra solidaridad y apoyo en este momento. Ofrecemos nuestra total cooperación para descubrir la verdad detrás de los autores del asesinato del presidente J. Moise», agregó Duque en Twitter.

    ¿Qué sigue para Haití?

    Era la una de la madrugada cuando los atacantes irrumpieron en la residencia privada del presidente en Petion-Ville, un suburbio de la capital de Haití, disparando a Moise 16 veces, según el ex primer ministro Laurent Lamothe. La primera dama Martine Moise, quien también recibió un disparo en el ataque, fue evacuada a cuidados intensivos en un hospital de Miami. El embajador de Haití en EE UU, Bocchit Edmond, dijo que cree que la primera dama está «ahora fuera de peligro».

    Tras el asesinato, Joseph, el primer ministro en funciones, declaró el «estado de sitio» en Haití, cerró las fronteras del país e impuso la ley marcial. Hizo un llamamiento al público a «seguir ayudándonos» y «si ve algo, diga algo».

    El asesinato deja un enorme vacío de poder en Haití. Su parlamento está efectivamente desaparecido y dos hombres afirman simultáneamente ser el líder legítimo del país. Joseph no ha sido confirmado por el parlamento, que no se ha reunido desde 2020, y estaba en proceso de ser reemplazado por Ariel Henry, a quien el presidente nombró poco antes de su muerte. Henry dijo al periódico haitiano le Nouvelliste que «Claude Joseph no es primer ministro, es parte de mi gobierno».

    Moise, de 53 años, fue un ex exportador de banano y una figura divisiva en la política haitiana. Pasó la mayor parte del año pasado librando una guerra política con la oposición por los términos de su presidencia.

    Por ahora, no está claro de inmediato quién lo reemplazará. El juez Jean Wilner Morin, presidente de la Asociación Nacional de Jueces de Haití, dijo a CNN que la línea de sucesión presidencial en el país ahora es turbia.

    A lo largo de su presidencia, Moise no había logrado en repetidas ocasiones celebrar elecciones a nivel local y nacional, dejando gran parte de la infraestructura de gobierno del país vacía. Está previsto que se celebre un referéndum constitucional en septiembre, junto con las elecciones presidenciales y legislativas. Las elecciones municipales y locales están programadas para el 16 de enero de 2022, también mostró el calendario electoral oficial.

    Muchos en el país habían disputado el derecho de Moise a continuar sirviendo en la presidencia este año.

    Si bien EE UU, Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos apoyaron su reclamo de un quinto año en el cargo, los críticos consideran que debería haber dimitido el 7 de febrero, citando una disposición constitucional que pone en marcha el reloj una vez que se elige a un presidente, en lugar de cuando él asume el cargo.

    Sin embargo, Moise afirmó que su mandato de cinco años debería terminar en 2022 porque no prestó juramento hasta febrero de 2017. Su toma de posesión se retrasó por acusaciones de fraude electoral durante las elecciones de 2015, lo que llevó a una segunda vuelta presidencial que se pospuso dos veces. lo que las autoridades llamaron amenazas y «preocupaciones de seguridad».

    Citizens take part in a protest near the police station of Petion Ville after Haitian President Jovenel Moïse was murdered on July 8, in Port-au-Prince, Haiti.
    Los ciudadanos participan en una protesta cerca de la comisaría de policía de Petion Ville después del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse el 8 de julio en Puerto Príncipe, Haití.

    Esto se está desarrollando en un contexto de violencia extrema en la capital de Haití, con grupos rivales que luchan entre sí o contra la policía por el control de las calles, lo que desplaza a decenas de miles de personas y agrava la crisis humanitaria del país.
    Mientras tanto, la pandemia de coronavirus ha ido empeorando en Haití. UNICEF, la agencia de las Naciones Unidas para la infancia, dijo el jueves que Haití era el único país del hemisferio occidental que no había recibido una sola dosis de la vacuna Covid-19.

    Al mismo tiempo, el país se enfrenta a una grave situación económica. Su economía se había contraído incluso antes de la pandemia y se redujo aún más un 3,8% en 2020, con aproximadamente el 60% de la población viviendo ahora en la pobreza, según el Banco Mundial.

    Según UNICEF, más de 1,5 millones de niños necesitan actualmente asistencia humanitaria urgente en Haití. «La nueva ola de incidentes violentos que pueden surgir después del asesinato del presidente de Haití podría exacerbar aún más las necesidades humanitarias y obstaculizar el acceso humanitario a los grupos más vulnerables, dejando a miles de personas afectadas con poca o ninguna asistencia», advirtió UNICEF.

    Ciudadanos colombianos y estadounidenses involucrados en el asesinato del presidente de Haití 3
    Maria Carolina Alonso
    Periodista venezolana basada en Miami. Apasionada por contar historias, conectar personas y compartir experiencias valiosas.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS