domingo, noviembre 28, 2021
More
    InicioNoticiasEl crudo testimonio de una mujer que "llora las muertes de Güiria"

    El crudo testimonio de una mujer que «llora las muertes de Güiria»

    -

    “Nos vamos. Decidimos irnos porque no aguantamos más”, fue el último diálogo que tuvo María Martínez, una profesora venezolana, con uno de sus hermanos días antes de que partiera hacia Trinidad y Tobago en la embarcación que naufragó la semana pasada dejando 29 fallecidos hasta la fecha, reseñó El Clarín.

    María, quien vive ahora de lavar autos en la isla caribeña, no cesa de llorar al hablar de la tragedia que hoy envuelve a su familia: perdió a 15 de sus miembros en el naufragio y ahora tiene detenido a su padre Luis Martínez, propietario de la embarcación “Mis Recuerdos”, implicada en el hecho, quien enfrenta el riesgo de ser condenado a varios años cárcel señalado del delito de tráfico de personas.

    Es preciso destacar, que el régimen de Maduro otorgó la medida de casa por cárcel a Martínez, por lo que ahora se encuentra cumpliendo su condena en su residencia.

    Entre los cuerpos localizados en los últimos días están los de Luis Martínez, hermano de la profesora, y su primo Héctor Martínez.

    La educadora de 33 años también perdió en la tragedia marítima a tres hermanos más, dos cuñados y varios primos que murieron junto a sus esposas e hijos.

    “Se fue casi toda mi familia”, dijo la mujer entre llantos en entrevista telefónica con The Associated Press.

    La mujer relató que ya muchos de los cadáveres de sus familiares fueron encontrados y enterrados en su natal Güiria, que está a unos 600 kilómetros al este de Caracas, pero que aún falta por localizar los cuerpos de dos de sus hermanos, Diego y Neison.

    Al hablar de las razones que motivaron a su familia a dejar Venezuela, María explicó que sus hermanos, siguiendo los pasos de su papá, se habían dedicado por años a la pesca y que desde hace varios meses enfrentaban muchas dificultades para salir al mar debido a que no conseguían gasolina para sus botes.

    “Tenían meses sufriendo por la gasolina porque no podían salir a trabajar y finalmente ya cansados aceptaron venirse conmigo”, agregó la mujer entre lágrimas.

    Desolada por las pérdidas, la mujer dijo que ahora solo le quedan su madre, que se encuentra en la Isla de Margarita, dos hermanas que viven en Trinidad y Tobago, y su padre, que aseguró que ahora se ha convertido en su razón de lucha para lograr su libertad.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS