martes, diciembre 6, 2022
More
    InicioEntretenimientoDiplomacia o reino de dragones: Análisis del capítulo final de House of...

    Diplomacia o reino de dragones: Análisis del capítulo final de House of The Dragon

    -

    “La reina negra” lleva por título el último capítulo de la primera temporada de “House of The Dragon”, expresando el maleficio que rodea el accidentado ascenso de la princesa Rhaenyra como una reina que cuenta con una oposición notable, que no ha sido reconocida por todos, y que el hecho de recibir la corona de Viserys I no logró disimular el luto que la embarga por perder a su hijo, en un parto de pie que acaparó las miradas de los minutos iniciales del esperado desenlace, por los momentos.
    Comparado a los demás episodios, el décimo cierra, a modo de epílogo, el curioso largo prólogo que significó la primera temporada, dejándonos buen sabor de boca a los fanáticos, que deseamos volver al mundo bélico y épico de Juego de Tronos, por otros medios.
    De pronto, si ustedes quieren ver sangre, concedo que el capítulo diez concluyó un poco a la baja, en comparación con el noveno y el octavo, que representaron mayor intensidad en los arcos dramáticos sostenidos por los actores.
    El último, acaso, vino a compensar la ausencia de la princesa Rhaenyra en el noveno episodio, contando su versión de los sucesos, desde la mirada trágica de una madre sufrida y víctima de dos duelos en un corto período de tiempo, incluso de tres si contamos el de su padre.
    De modo que el título de “La Reina Negra” le cae como anillo al dedo, o como corona de espinas que la baña de sangre, fuego y dolor, tal como anticipó la profecía del libro, para la que Daemon carece de valor, pues según él: “Los sueños no nos hicieron reyes. Los dragones lo hicieron”.
    Dos formas claras del arte de la guerra asoman la cabeza en el episodio final. Una en la que el belicismo mueve a la rueda del juego de tronos, al precio de conquistar sobre un desierto de cenizas.

    Otra diplomática y retórica, la que propone Rhaenyra, que parece que no funciona en el Poniente donde las traiciones y las venganzas están a la orden del día.
    Así que ella marca un contraste evidente con su contexto de villanos y forajidos, significando una alternativa de un poder pacífico y femenino, ante un entorno que la resiente y desafía por negar la tradición de sucesiones masculinas que define el curso de los siete reinos.
    Por supuesto, es un guiño obvio a las guerras de sexos que vemos cristalizadas en el mundo, desde el Me Too hasta Irán, sin olvidar los recientes hechos en Reino Unido e Italia, con caídas y ascensos de mujeres empoderadas.
    Salvando las claras distancias, “La Reina Negra” expone una metáfora de las crisis y dificultades que enfrenta una dama al momento de reclamar su herencia al trono, lo cual se encarna en un gráfico alumbramiento, en un parto que no termina bien, por la cantidad de odio y resentimiento que genera en el antiguo régimen o status.
    Por ende, Rhaenyra asegura, capaz desde la ingenuidad, que “no desea gobernar un reino de cenizas y huesos”.
    El capítulo diez cumplirá con demostrarle que la civilización a la que aspira, ha sido vencida por una casa de sombras brutales, por una cacería de ojo por ojo, decidida en duelos feroces de dragones, en los que el más grande se come al pequeño, como en el tanque de tiburones de nuestra vida, como en Wall Street, como en la política del miedo y el darwinismo actual en Europa, de perro come perro.
    El protocolo de la heroína, de mandar a su hijo a negociar con terroristas, se lo lleva el demonio alado, en un choque de titanes que semeja una partida de Quidditch de Harry Potter, sobre el lomo del chimuelo de “Cómo entrenar a tu dragón”.
    Es la secuencia camp e infantil, geek y gamer, que nos fascina a los nerds por su inmersividad física, inyectándonos un subidón de adrenalina, como de “La Historia sin fin”. Un chute, con un remate salvaje, que compensa el tono melancólico y de luto que caracteriza al capítulo.

    Una cámara lenta, recurso que se repite un poco en el episodio, da paso al cierre silencioso y ominoso de “La Reina negra”, quien recibe otra mala noticia de voz de Daemon, que secretamente conserva una postura de frialdad y parquedad frente a los reveses que sufre su esposa, una Rhaenyra que apenas si puede secarse las lágrimas, delante de un fuego de chimenea lánguido, para erguirse y lanzarnos una mirada firme que manifiesta rencor y cambio de perspectiva, de cara a los acontecimientos por ocurrir.
    A golpes, ha aprendido que no hay respeto y menos piedad en los siete reinos. Tampoco disposición al diálogo.

    Prepárense entonces para ver la furia desatada de Rhaenyra, teniendo que lidiar con los egos de Daemon, Corlys, Eagon y Otto Hightower, la mano que mece la cuna y que siembra la cosecha de su cizaña.
    Al espectador refinado en la época de Shekespeare, no le gustaba el aire plebeyo de intrigas palaciegas y luchas intestinas, que perfilaban las obras maestras del escritor de Macbeth.
    Hoy, pasados los siglos, nos reunimos al calor de la chimenea artificial de HBO, para que nos abriguemos, durmamos o desvelemos, bajo el cobijo de una historia universal que nos interpela, al hablarnos del dilema contemporáneo entre la empatía y la cultura del hate, alrededor de una competencia salvaje de personalidades desatadas.
    Mejor espejo de nuestra condición en las redes sociales, imposible.
    Nos vemos en la próxima temporada.
    Ha sido un honor servirles como guía, desde esta humilde columna que me ha servido como terapia, desahogo, medio, ventana, comunicación y catarsis.
    Extrañaré el fuego de Poniente.

    Diplomacia o reino de dragones: Análisis del capítulo final de House of The Dragon 4
    Sergio Monsalve
    Director Editorial Observador Latino. Comunicador social. Presidente del Círculo de Críticos de CCS. Columnista en El Nacional y Perro Blanco. Documentalista, docente, productor y guionista.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img