lunes, diciembre 6, 2021
More
    InicioNoticiasEntretenimientoLa Casa del Artista se quedó sin rating

    La Casa del Artista se quedó sin rating

    -

    Fundada en 1985, La Casa del Artista, tal como la UCV, fue proyectada por la generación de Amador Bendayan, para hacer realidad los sueños de los creadores, quienes al poner la primera piedra de la institución, pensaban garantizar su futuro y retiro.

    Corrían los tiempos ingenuos de Lusinchi. Venezuela no sabía lo que le esperaba.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 12

    Hoy la Casa del Artista, así como la universidad central, ha sido vencida por la sombra del socialismo del siglo XXI, que la convirtió en una réplica de TVES, un canal sin rating, bajo la represión de un estricto código de censura.

    Le hemos seguido los pasos, desde su establecimiento, donde sus espacios daban cobijo al Festival internacional de Teatro.

    Perdimos la cuenta de las obras que vimos en la sala Doris Wells, los montajes independientes y alternativos, los conciertos de rock en el estacionamiento, presentando a las bandas más vanguardistas del género en su pico de popularidad nacional.

    Era la época en que Carlos Paolillo reinaba en el lugar, brindando acogida a la investigación y la acción de los mejores coreógrafos del patio.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 1

    Ahí, precisamente, se celebraba el Festival de Jóvenes Coreógrafos, dando cabida a los proyectos y las propuestas del Taller de Danza Caracas, de las compañías de todo el país.

    Por eso, se nos consideraba una potencia en danza contemporánea.

    Las oficinas estaban abiertas al público, los medios entrabamos y salíamos sin pedir permiso, grabando y fotografiando los salones en los que los chicos producían sus trabajos, para ser estrenados y probados a la brevedad posible.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 2

    En las horas nocturnas del Festival, echábamos un pie en el cafetín del sitio, que era a su vez un lugar grato para tomarse unas cervezas, conversar y bailar con amigos.

    El período de evolución y libertad de la Casa, empieza a fenecer con la llegada del Comandante y su equipo de Ministros, que no ven con buenos ojos que los jóvenes se refugien en centros culturales con plena autonomía.

    La historia de los últimos 20 años, pasa volando y nos deja con el pobre testimonio de la Casa del Artista en el 2021, cuya magia luce apagada y servicial a los designios de Miraflores.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 3

    Maduro le propinó una estocada mortal al sector, al imponerle el candando y la cadena de solo propagar el discurso oficialista de libro de texto.

    Por tal motivo, la oferta se ha borrado en las instituciones museísticas y artísticas del país, al tener que adaptarse a los criterios de VTV, la lopna y el comunismo simplificado de las consignas rojas rojitas del PSUV.

    Es hoy la Casa del Artista una seccional, una sede del partido comunista del régimen, fantasmal y aislada, endógena y rodilla en tierra, burocratizada y negada a reconocer las problemáticas del sector.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 4

    Lo mismo que hicieron con PDVSA, se lo aplicaron a la Casa del Artista.

    Pueden ustedes comprobarlo, si están afuera, revisando el nulo impacto de las cuentas y redes sociales de la fundación.

    En el Instagram nadie comenta los anuncios demagógicos que efectúa su presidenta, Susaj Vera, en el tono de un programa anticuado y acartonado de televisión.

    Según ella, delante de cámaras, todo es maravilloso en las jornadas de homenaje a Alí Primera, el “gran cantor revolucionario”, en palabras del presentador Francisco Brito.

    Un video con 71 reproducciones y sin comentarios.

    Mientras ella habla y explica, con un lenguaje de eslóganes de campaña roja, van corriendo fotos de Hugo Chávez y del músico.
    “Es una guía para seguir avanzando en revolución, en una continua batallas de ideas”.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 5

    La vocera no convence a la audiencia, desde la proyección de una imagen que no se condice con el relato de reivindicación del cantor del pueblo.

    Es resumen de los problemas de comunicación del chavismo en cultura. Básicamente, la narrativa de inclusividad y acercamiento, de supuesta amplitud de miras, de proceso de grandes cambios, apenas encubre unos logros mínimos que no suben cerro, que carecen de rating.

    El templo de la Casa del Artista modificó sus colores, pasando de ostentar un tono discreto, para virar al rojo rojito que encandila a los comisarios de la hegemonía del marxismo cultural.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 6

    En varias visitas recientes, al menos podemos rescatar la limpieza de la institución, el adecuado estado de las instalaciones(aunque todavía vemos paredes con graffitis), la higiene de los baños, incluso, las buenas intenciones de aproximarse a la comunidad estudiantil.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 7

    A los niños se les recibe con respeto y empatía, mostrando que hay valores que se refrendan, a pesar de las diferencias políticas.

    De seguro, la presidencia tendrá las mejores intenciones con sus actividades y propuestas.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 13

    Pero su dependencia madurista, su falta de identidad, impiden que nos tomemos en serio el influjo de La Casa del Artista sobre el país, cuando tenemos casos infinitos que reportar, como el de actores abandonados que mueren por Covid 19, tras abrir campañas de Gofundme que buscaban cubrir sus gastos médicos.

    Podemos pasar días mencionando casos de actores condenados a la miseria y la indigencia, de bailarines que colgaron las zapatillas, para rebuscarse con el delivery, de estrellas y mujeres luminosas como Alba Roversi, que tranquilamente, en un país distinto, serían parte de la directiva de la Casa del Artista, o hasta ocupar su silla presidencial.

    Alba Roversi, tan ella y tan proactiva, sería una estupenda Presidenta de la Casa del Artista.

    No hablemos de colegas y cineastas que salieron de Venezuela, con una mano por delante y otra atrás, cargando con una maleta de fantasías rotas.

    Para quien no me conoce, pertenezco al sector cultura desde hace 21 años, cuando empecé en la Cinemateca Nacional como guionista del equipo de Jacobo Penzo.

    Entiendo perfectamente las circunstancias y dolencias, las penas e incertidumbres de mi gente.

    Admiro a los que se reinventaron y nos llenan de orgullo como el genial Sócrates Serrano, como la bailarina Vannesa Vargas, como Luis Pérez Oramas, como el maestro Carlos Oteyza, como Héctor Manrique y Solveigh, como Jonathan Jackubowicz, como Erika de la Vega y Luis Chataing, como Eli Bravo, como Polo Troconis, como Miguel Ferrari, como Anabel Rodríguez y Claudia Pinto Emperador, como Karina Sainz Borgo, como Gisela Kozak y Eric Colón, como Elisa Vegas y Gabriela Rangel, como Gaudí Esté y Nicomedes Febres Luces, como Jean Paul Leroux y Edgar Ramírez, como Ricardo Ramírez Requena y Sashenka, como Íbsen Martínez, Sánchez Rugelles, Jorge Thyelen, Elisa Lerner, Leonardo Padrón, César Miguel, Karin Valecillos y Barrera Tyska, como tantos otros que no caben porque la lista es infinita.

    En nosotros no anidan resentimientos, odios y reconcomios. Queremos ayudar y ser productivos.  

    Le proponemos a La Casa del Artista que sea, de nuevo, un espacio para todos, y no de una parcialidad política con carnet.

    Vean que el sectarismo no funciona en Youtube. Los números hablan por sí solos.

    Fui el único en ver el video, recién publicado, de “Arte en todas partes”, sobre los artesanos.

    La Casa del Artista se quedó sin rating 8

    Para que La Casa del Artista recupere la sintonía y aumente sus números, debe abrirse y cerrarse a las listas negras(Farruco, la cultura no es tu Conuco).

    Con memoria y sin impunidad, este país merece ser de todos en la cultura, de los artesanos y los amantes de las bellas artes, de los chicos que empiezan y de los veteranos, de cualquier filosofía que comparta el espíritu de la democracia.  

    Capaz la solución de la Casa del Artista es la que necesita el país.

    Pero el poder nos quiere divididos, pues así somos manipulables y vulnerables.

    Tengo esperanza en que resucitemos.

    Sergio Monsalve. Director Editorial de Observador Latino.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS