jueves, febrero 2, 2023
More
    InicioNoticiasEntretenimiento"La corrupción del arte del bodegón en Venezuela" por Nicomedes Febres Luces

    “La corrupción del arte del bodegón en Venezuela” por Nicomedes Febres Luces

    -

    Si hay un tema interesante en el Arte es la evolución de la concepción de los bodegones que originalmente se les llamaba pinturas de Vida Detenida o Naturaleza Muerta y donde cada alimento expresaba con orgullo la nacionalidad del producto pintado o de donde era el artista que lo había pintado.

    Incluso se trató de regular el derecho a pintar determinados productos con el fin de mantener las diferencias en la jerarquía social.

    Así por ejemplo, no eran iguales los bodegones del norte de Europa que los bodegones mediterráneos, ni los bodegones aristocráticos eran iguales a los bodegones burgueses y se llegó al extremo que cada puerto o cada zona era pintada por algún alimento que la representaba porque los pintores no firmaban sus cuadros.

    Por ejemplo, en determinado pueblo los pintores locales pintaban besugos y en pocos kilómetros distantes se pintaban salmones por nombrar otro pescado. O un pintor se especializaba en salchichones y otro en mortadelas locales.

    De hecho en la Historia del Arte por la naturaleza de los productos se identificaban los pintores al ser superado el gótico tardío.

    Por eso el género de los bodegones es muy interesante hasta el decline del Barroco. Pero viene a cuento porque la sensación que uno ve en las calles de Caracas ahora, en especial en las tiendas que aún permanecen abiertas es la venta de comida en cualquier negocio y la razón es la supervivencia comercial, porque en Caracas lo único que la gente vende un poco es comida y no mucho.

    Así uno ve una tienda de camisas femeninas donde se venden tortas de pan y mermeladas caseras. O en una tienda de bisutería muestran a la venta frascos de encurtidos o pastas caseras. Incluso se ha trasladado partes de tiendas de bisutería o de pañuelos en tiendas de comida.

    Así está la miseria en esta ciudad bajo el régimen militar y socialista que detesta a la empresa privada y la razón de la venta de comida es porque todos tienen que sobrevivir. Y al final todo trasmite ese espíritu de tristeza profunda del alma que envuelve a la ciudad y su extendida miseria.

    Los centros comerciales se han plagado de carritos donde se vende galletas, jaleas, pastichos, empanadas y pare de contar. Y es de entender esta pelazón que invade a Caracas y presumo que debe ser así en toda Venezuela, salvo Fuerte Tiuna según me cuentan, donde viven ahora los enchufados del régimen.

    El resto todo es vida detenida. Solo miseria y vida detenida. Y corrupción, mucha corrupción.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img