domingo, enero 29, 2023
More
    InicioNoticiasEntretenimientoLa ley del odio no aplica para Trapiello y su combo

    La ley del odio no aplica para Trapiello y su combo

    -

    En Venezuela existe un adefesio llamado Ley del odio, elaborado por el régimen para cerrar medios incómodos, procesar a periodistas, amordazar la libre expresión y mantener a los colegas en estado de alerta paranoica(como de periquero tóxico), de autocensura timorata y acobardada.

    No me lo contaron.

    Lo he vivido y sufrido en diferentes empresas, donde la presión de Conatel llega a hacer crisis sobre los directivos y gerentes, al punto de volverse una especie de espada de Damocles que algunos jefes utilizan peor que otros, transformándose en los Torquemadas que tanto critican del desgobierno.

    El intro viene a cuento a propósito de la lamentable intervención de Esteban Trapiello en el innecesario podcast de Vladimir con Carvajalino, Par de Calvos. Par de loosers.

    Una cosa de boomers, toda pasada de moda, prescindible, vergonzosa, verdaderamente cringe.

    El asunto es que valiéndose de su poder y privilegio, Trapiello puede darse el lujo de violar la ley del odio como quiere, incluso códigos de ética internacional, sin el menor riesgo de ser citado o de recibir llamado de atención de Tareck William Zaab.

    Tampoco de un jefe que, con cara de cañón, lo cite a un cuartico para regañarlo, darle de baja o amenazarlo con despedirlo, silenciarlo del medio, porque su imagen no conviene y es problemática. O que los compañeros lo vean con miedo y reprobación.

    Esteban Trapiello tiene patente de corso del régimen, para disparar verbalmente y averiguar después, para creerse que es alguien en Venezuela como el senador McCarthy que hace listas negras, señalando a reporteros a los que automáticamente les estampa una condena pública, una cruz, una estrella escarlata que les impide trabajar.

    No es casual el momento en que Trapiello vuelve a salir a la palestra, en una actitud neonazi de ataque fulminante, negando el holocausto cual Ceresole de Chávez, cual asesor extremista que busca un chivo expiatorio para la crisis en los judíos y los intelectuales, autorizando que los desconozcan en la historia y que les lancen bombas.

    Trapiello dice que no lee y se le nota. Su banalidad del mal, de funcionario y burócrata, no llega hasta ahí.

    Le recomendaría leer todos los libros de Hannah Arendt sobre el caso, para que se desnazifique.

    Como lo suyo, asegura son las películas, debería empezar por revisar la filmografía de Spielberg y Claude Lanzman, específicamente “Shoah”.

    Entenderá que el holocausto sí tuvo lugar y que dividió la historia en dos, al cifrar un genocidio de seis millones de personas, con sus víctimas a cuestas.

    Esteban Trapiello cumple un trabajo que no es nuevo en chavismo: el de matonear a la comunidad hebrea, a las minorías vulnerables, con el fin de echarles la culpa del desbarajuste económico que provocó el estado, desatando una inflación en dólares que se desbordó por imprimir dinero inorgánico.

    El pueblo desinformado carece de recursos y datos, como para navegar por la web y formarse una opinión.

    Es un lujo que apenas se puede permitir la clase media y la clase alta del país, cada vez más limitada, menguada y acotada en su acción.

    En paralelo, soltaron a los sabuesos del Sundee para cerrar negocios y comercios, como en la época de Chávez, por cobrar los dólares a la tasa del mercado.

    Así se evapora la fantasía del país próspero que una élite minúscula disfruta y considera que es un milagro que beneficia a todos.

    Ahí pertenece la farándula bipolar y esquizofrénica de Wilmer Ramírez, que un día asegura que Venezuela no tiene remedio desde la tribuna de la diáspora, para luego regresar y fingir demencia en los bodrios de Gorrín, como Sábado en la Noche.

    Por algo Trapiello conduce la Tele Tuya sin el menor mérito para hacerlo, como un mercenario de la comunicación bullying de los tiempos de dictadura.

    La Tele no es tuya, tampoco de los periodistas que sobreviven y laboran en dicha planta.

    Es del pensamiento odioso que alberga Trapielo para sus propios compatriotas que salen por el Darién a morir, porque en Caracas se les acabaron las opciones y no pueden vivir la fantasía del país de los conciertos, 24 por 7.

    La programación de la Tele Tuya tiene en los deportes un pote de humo eterno, que normaliza y garantiza un clima de enajenación de la realidad.

    Es triste que el presupuesto que ostenta, falte para darle impulso a iniciativas culturales de otro estilo.

    Ni hablar del podcast fantasma y zombie de Carvajalino y Villegas, que brinda su plataforma para ofender a la gente, desanimarla, enseñarle que la impunidad reina y campea a sus anchas en las filas de los fanáticos de Maduro.

    En cualquier país serio, Trapielo sería sancionado, así como el programa donde le dieron alas.

    En Venezuela es una raya más para una cadena que comenzó con Chávez y que dista de haber terminado, como se quiere aparentar, sacando los ojitos del comandante de los edificios.

    Usted no se deje intimidar.

    Al final, Trapiello es un bocón, un fanfarrón.

    Uno más como el eructo de Acosta Carles, como Mario Silva, como Iris Varela, como Carreño, como Zurda Konducta, como con El Mazo Dando, como el Koki.

    Algún día se les devolverá el mal karma, la nota de sentirse pranes del penal criollo.

    Hay que aprender una lección de empatía y humildad, de identificación con el dolor de los demás.

    Superemos los egocentrismos deshumanizados de la casta de Trapiello.

    La ley del odio no aplica para Trapiello y su combo 4
    Sergio Monsalve
    Director Editorial Observador Latino. Comunicador social. Presidente del Círculo de Críticos de CCS. Columnista en El Nacional y Perro Blanco. Documentalista, docente, productor y guionista.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img