domingo, enero 23, 2022
More
    InicioNoticiasEntretenimiento"La trampa detrás del calendario" por Joaquín Ortega

    «La trampa detrás del calendario» por Joaquín Ortega

    -

    Joaquín Ortega

    ¿En qué año vivimos realmente? Si no sacamos mal las cuentas nuestro año 2022 es, según los hebreos el 5782 y según los chinos el 4720. Esto al menos, según dos culturas con la suficiente permanencia y auto consciencia histórica para darle sentido a su existencia en el mundo. El punto de discusión no sería tal vez en ¿dónde? sino ¿cuándo estamos? Y, en especial ¿para qué acordamos ese cálculo histórico? 

    El calendario Maya tiene dos cuentas una larga y otra corta, las cuales al parecer finalizaron en nuestro 2012. Si las profecías fueran reales (o correctamente leídas) ni el planeta ni los humanos existiríamos. Así las cosas, el apocalipsis es cuestión tanto de percepción como de conveniencia y detrás de cada miedo, hay inevitablemente un interés de distracción.

    Manipular la fe, para controlar el tiempo y al revés

    El poder político se apoya en el religioso y viceversa. Convencer parte de una mezcla dosificada de retórica, sugestión, fuerza y dinero; por lo tanto, nada mejor que hacer que las masas sean dóciles utilizando, a partes iguales los ingredientes de una fórmula, que distraigan a las grandes audiencias; sean éstas sociedades muy avanzadas (desde el punto de vista de la calidad de vida) o enormemente postergadas.

    Los calendarios, las cosechas, la distribución

    Los calendarios hacían énfasis en cuándo trabajar la tierra y por ende necesitaban marcar los ciclos básicos de salida y despedida del sol, la luna, las lluvias y las épocas posibles de sequías o desastres naturales repetidos en el tiempo, y por lo tanto previsibles. Si guardabas para tiempos de escasez eras previsivo, pero también funcionaba como método de chantaje frente a quien guardara los alimentos, semillas o frenar el acceso al agua dulce.

    La teoría de los Erev Rav

    Complementan a las tradiciones místicas hebreas lo que conocemos por las sagradas escrituras: efectivamente hubo un grupo de egipcios que cruzaron el mar rojo disfrazados como las originales 600 mil almas rescatadas por Moisés. Serían ellos parte de las voces disonantes que trastocarían en el futuro, tanto la buena fama como la interpretación correcta de la Torá; llevándola hacia acentos más literales y crueles de lo que realmente son. Es por ello que libros, junto a nuevos métodos como el Zohar y la Cabalá aparecerían como una perspectiva fresca y más profunda para distinguir lo alegórico… de lo simbólico… de lo probabilístico y de lo determinista. 

    Los ciclos del sol y la luna, los astros se concilian en culturas hacia el norte más profundo, en los Urales, especialmente en el pueblo de los Samis (antes conocidos como lapones) allí, comparten ritmos y ciclos universales junto a las fechas de adoración a Mitra en tiempos de Roma. Y ante la ausencia de un Sol Invictus, el culto al reno habla de un sol cuyos rayos son fijos y eternos, como los de los cornamenta del animal más noble de su panteón animista. 

    Por otro lado, el año nuevo tibetano que es entre enero y marzo, conocido como el Losar, hayamos un paralelismo con los momentos cumbres astronómicos de los babilonios…allí, también parece filtrarse la violencia entre el bien y el mal, en clave Zoroastriana, venida desde el mundo persa.

    Cruzando América y Europa el año nuevo instituido por Aleister Crowley combina esos lazos entre la bonanza oculta en la tierra y las bendiciones del cielo. Así, la mayoría de los puntos de encuentro entre lo pagano, lo neo pagano, la creación del oro (dinero), el visto bueno de la religión y la predicción de la astrología hablan tanto de Egipto y su triple unión: banqueros, sacerdotes y astrólogos; como de la importancia del mes de abril (mes de Tauro) en el culto al Thelema del mago negro y previas relaciones con los ofrecimientos cíclicos (de vidas de niños y jóvenes) al Dios Moloch en desenfrenos sangrientos, todo con el fin de que los poderes fácticos sigan atornillándose desde la cúspide del poder total.

    @ortegabrothers

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img