viernes, septiembre 30, 2022
More
    InicioNoticiasEntretenimientoLos Goya 2022 y la academia venezolana

    Los Goya 2022 y la academia venezolana

    -

    Por Edgar Rocca.

    El sábado 12 de febrero se celebraron los premios Goya de este año. Los pude disfrutar online y de modo gratuito a través de RTVE Play. Sin sobresaltos en nuestra conexión. Empezando la semana tuve algunas interacciones por Twitter con una guionista española, respondiendo a algunas consultas que hacía desde su cuenta. Me dio un par de likes y yo le felicité, pues he visto una de las películas donde ha firmado el guion. La película en cuestión es 10 mil KM y ella es Clara Roquet.

    Mientras trabajaba en temas de la postproducción de una de mis nuevas películas, puse en la TV la cobertura de los Goya. Terminé de trabajar y me quedé viendo la premiación. Nora Navas ganó el premio a Mejor actriz de reparto por la película Libertad, y el vasco Urko Olazabal como Mejor actor de reparto por Maixabel, ambas películas lamenté no verlas en el pasado Festival de San Sebastián como parte de mi trabajo en la distribución internacional.

    Lo lamenté aún más cuando seguidamente el premio a mejor Director Novel recayó en la directora de Libertad, que no era otra sino Clara Roquet, la misma con la que había interactuado días atrás. Ahí caí en cuenta de lo poco que conocemos el medio español, a pesar de ser afín al nuestro, y de que muchos de sus contenidos podemos verlos en Netflix. 

    De este modo, terminé de conectarme con la premiación, y comencé a dialogar internamente con el proceso académico de nuestro país, y a comparar, injustamente, a nuestra academia con la española.

    Era injusta la comparación pues la academia española tiene organizando los premios por casi 40 años, y la local no llega a 5. Tuvieron Carlos Malavé, Caupolicán Ovalles y Sergio Curiel que impulsar y encabezar la fundación para que finalmente el país tuviera una Academia, ente principal en el desarrollo de cualquier cinematografía y que, por cierto, el próximo 20 de marzo están anunciados los IV premios de nuestra Academia.

    Siguiendo con los Goya, disfruté plenamente la velada. El poder verla por la web de un canal como RTVE, que fuera presencial y ver algunas caras conocidas de la televisión me hizo llevadera la transmisión. Ahí caí en cuenta que veo más televisión española (gracias a la web y YouTube) que televisión venezolana, la cual es, salvo por algunos eventos deportivos como los juegos de la selección o la pasada temporada de béisbol, inexistente para un sector de la población en el cual me incluyo.

    Me gustó el premio a la trayectoria otorgado a Jose Sacristán, así como su discurso. Al igual que ver a Pedro Almodóvar y Penélope Cruz entregando el primer Goya internacional a Cate Blanchett.  Entendiendo ese hecho como la creación de un puente para seguir expandiendo el alcance de la cinematografía española. La cual goza de su mejor momento en la actualidad. Junto a los números musicales para amenizar, la gala tuvo un grupo de videos cortos a manera de promocionar la vuelta a las salas.

    Aquí uno de los más divertidos jugando con títulos de cine español:

    https://acortar.link/kSa5It

    El cine chileno se llevó el premio a la Mejor película Iberoamericana por La cordillera de los sueños del maestro documentalista Patricio Guzmán. Este es el mismo premio que se llevó Azul y no tan rosa en 2013, al cual hemos entrado 8 veces en 36 ediciones con esa única victoria. Dicho galardón cumplirá 10 años el próximo año y donde no tenemos una película nominada desde 2016 con Desde Allá.

    Madres paralelas se fue sin premios en sus 8 nominaciones. Pero el cine de Almodóvar tiene 33 Goyas en conjunto, por lo que más bien es un invitado especial que realza la gala y juega en otra liga. Lo mismo que Penélope que no ganó el premio a mejor actriz pero está nominada a los Oscars del próximo mes de marzo, por cierto, la película entrará a Netflix este 18 de febrero.

    El buen patrón de Fernando León de Aranoa fue el ganador de la noche. Llevándose 6 de los premios, incluidos Guion, Dirección y Película. También Actor principal para Bardem, Música, Edición y Montaje. Esta fue la película que la Academia española envió a los Oscars de este año y parecía obvio que sería la gran ganadora de los Goyas. La película consiguió entrar al shortlist pero no la nominación. Ahí nuevamente pensé en los procesos internos de la cinematografía venezolana.

    En Venezuela estamos enviando películas a los Oscars a Mejor película internacional desde 1978 con El pez que fuma de Román Chalbaud. Solo hemos entrado al shortlist en 2014 con El Libertador de Alberto Arvelo y nunca hemos logrado siquiera una nominación. Siendo el segundo país iberoamericano después de Portugal con más aplicaciones fracasadas.

    La razón de esto no se debe a una inferioridad de nuestro cine, países con pequeñas cinematografías como Bielorrusia o Bután, este año, tienen al menos una nominación; considero que está directamente relacionado a la falta de Academia que se encargue de mover nuestras películas efectivamente. En Venezuela la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos (ANAC) es quien selecciona a la película que nos representará.

    Año tras año sin éxito deja como conclusión que es hora de entregar el testigo o hacer un cambio radical. Enviar una película a la principal academia de cine del planeta por una asociación de autores, pierde coherencia en estos tiempos, sobre todo cuando ya existe la Academia, que además haría más democrática y dinámica la selección.

    Este año se envió Un destello interior de Luis y Andrés Rodríguez. Dos de nuestros mejores directores. Y no pasó nada. Enviar por enviar y escudarse en que hace falta “un lobby muy grande” para que pase algo con nuestras películas es un argumento que ya ha perdido validez, pues ni el intento de hacer ese lobby se hace. Y el resultado es que nuestro cine está cada vez más aislado. Perdiendo dinero y sin poder entrar a otros territorios, ni en cines, ni en plataformas.

    Es un tema de voluntad de todos los interesados, y es el momento de enmendar los errores de forma y enfoque, que están ahí, ante nosotros. No estamos inventando el agua tibia. Existe una Academia ahora y la asociación de autores debe seguir existiendo, es un beneficio, y debe tener una relevancia interna como asociación decana y que agrupa a los autores, pero pierde sentido seguir dejándole la responsabilidad, cuando ya se han creado las condiciones institucionales para quitarle responsabilidades que no van acorde con sus funciones principales.

    Al terminar de ver por primera vez la gala de los Goyas fui a Twitter para equilibrar mi percepción, la cual le daba una nota sobresaliente pues para un realizador que no disfruta de galas similares en su país, ésta parecía perfecta. Incluso me pareció ideal ver como el presidente de gobierno (Pedro Sánchez) estaba entre el público invitado y recibía su dosis de reclamo de parte de Verónica Echegui actriz y ganadora como Directora del mejor cortometraje (Tótem Loba)

    En Twitter se hablaba negativamente del hecho de dejar sin video introductorio a Cate Blanchett que era la homenajeada, así como que Almodóvar haya tenido que pedirle al público que se levantara para honrarla. De igual forma, llenaban las tendencias la protesta de la ganadora a mejor Música por los “pequeños presupuestos” con la que los productores les obligan a trabajar, y la ironía que representa el productor de El buen patrón (Jaume Roures) magnate de medios que despidió hace años a sus empleados de una forma similar a como el personaje de Bardem hace en la película que produce.  

    Pero Twitter suele ser muy negativo. Así que a pesar de las más de 3 horas de gala, me quedo con lo positivo y el discurso de Blanca Portillo centrado en el amor, al recibir el premio a Mejor actriz, ganándole a Penélope Cruz, Emma Suárez y Petra Martínez que era mi favorita, pues vi su película La vida era eso y tuve la posibilidad de conversar con ella en el marco del Festival de la Crítica.

    Aquí la entrevista:

    https://acortar.link/GENKdh

    Finalmente, espero que así como se consigue en Netflix Las leyes de la frontera y Madres Paralelas, que llega este viernes, podamos ver Maixabel por la cual Blanca Portillo se llevó el premio de actuación. Lo mismo que El buen patrón, Libertad, y los documentales La cordillera de los sueños y Quién lo impide de Jonás Trueba. Así como que se haga la cuarta edición de los premios de nuestra academia, la cual debemos impulsar y valorar. 

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img