lunes, noviembre 29, 2021
More
    InicioNoticiasEntretenimientoMi crítica de "Eternals"

    Mi crítica de «Eternals»

    -

    De «Eternals» se puede decir de todo, que es esto y lo otro pero no se le puede restar mérito y crédito a su directora, Chloé Zhao, por contar la historia de algunos de los súper héroes más secundarios y periféricos de la Marvel. Es un gesto que la conecta con su «Nomadland».

    Entre las varias licencias que se toma la autora, una me hizo la función, como creador de no ficción, y es darle cabida a una sátira de la producción del cine, entre Bollywood y el género documental. Es de lo mejor de la cinta.

    Lo que me genera más ruido y ganas de conversar, es la corrección política, el diseño woke y la cuota de diversidad, que incluye historias desiguales en el desarrollo de su cuadro de protagonistas. Hay unos que no pasan del cliché, y otro que sí animan a la audiencia.

    No faltarán los haters que se cuelguen al filme, para radicalizar a su target y monetizar el descontento. Clásica movida.

    Si la película tiene su agenda millenial y progre, qué decir de quienes la condenarán por clickbait, por mero interés.

    Lo peor que puede ocurrir es que la película caiga en el terreno de la polarización y la sentencia a priori.

    De una dirección precisa, aunque no menos artie y grandilocuente, «Eternals» ofrece una acción que al principio deslumbra como cacería de Inmortales contra animales fantásticos de libro de Harry Potter. Luego, se reitera en las peleas de video juego, resultando predecible.

    Increíbles las dos secuencias de postcréditos. Sujeto a discusión el revisionismo histórico, no por forzado o inoportuno, sino por el aire revisionista de cancelar el pasado e imaginar que el futuro nos puede deparar un destino buenista de ONG.

    Empieza a lucir redundante la explotación de la teoría del simulacro, ya plagiada en Wanda Vision, Loki, What If. El nuevo monomito de Marvel.

    Lo que se critica, la inminencia de un complot digital, se termina constituyendo en una Matrix donde los héroes luchan por el libre albedrío, dentro de una máquina de efectos especiales. Así que no salimos del loop, del bucle que se cuestiona.

    «Eternals» apenas comienza y el público tendrá la última palabra. Atención con su mensaje contra los arquetipos y las mitologías. Es uno de los atributos del guion de ella, Chloé Zhao.

    Su aporte, al advertir que detrás del olimpo y de los semidioses, también existe una estructura de poder y dominio, que conviene superar. Forma platónica de echar a los charlatanes y traficantes de falsas esperanzas, de los mesías y salvadores, fuera de la ciudad razonable.

    Pacificista y medio hippie, la película opta por sacar a sus héroes del clóset, de una forma tímida. Demasiada represión se carga y el género lleva años, sugiriendo los amores entre sus personajes. De modo que es el reconocimiento visual de un fenómeno queer que lleva años proponiendo cuestiones más rupturistas en el cine indie. Marvel propone una versión estereotipada e inocente de los asuntos del mundo LGBTQI. Tendrá sus defensores y detractores.

    Yo lo veo todavía como un saludo a la bandera en «Eternals».

    Sergio Monsalve. Director Editorial de Observador Latino.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS