domingo, noviembre 28, 2021
More
    InicioNoticiasEscasez de gasolina, el otro gran tormento de los venezolanos durante 2020

    Escasez de gasolina, el otro gran tormento de los venezolanos durante 2020

    -

    El 2020 inició en Venezuela sin muchas expectativas de mejorar la crisis económica, social y política. Además, fue otro año marcado por las numerosas fallas en la distribución de servicios públicos.

    En el pasado mes de marzo aparecieron los primeros casos de COVID-19 en el país, situación que le cayó como “anillo al dedo” al régimen de Nicolás Maduro, pues de manera simultánea comenzaba la peor escasez de gasolina por la que ha atravesado el país con mayores reservas petroleras del mundo.

    ¿La principal causa? La destrucción de la industria petrolera venezolana, con la corrupción a gran escala, donde hasta los hijastros de Maduro han llegado a tener grandes tajadas provenientes de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

    Todo inició entre los años 2002-2003, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez decidió despedir masivamente a gran parte de la fuerza laboral de la compañía, dejando a más de 20.000 personas sin trabajo, según destaca un artículo del diario El Universal. En ese momento, Venezuela se encontraba como el primer exportador de crudo a nivel mundial y el segundo productor mundial de petróleo.

    «Las crisis muchas veces son necesarias. Incluso a veces hay que generarlas. Lo de PDVSA era necesario (…) Nosotros sí la generamos (la crisis) porque cuando yo agarré el pitó aquel en una Aló Presidente y empecé a botar gente, yo estaba provocando la crisis», declaró Hugo Chávez en el 2007.

    Posteriormente, años de pésima administración y de corrupción desmedida en manos de la administración de Nicolás Maduro llevaron a la industria petrolera y refinadora venezolana a la peor situación en su historia.

    El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV), Eudis Girot, -actualmente detenido por el régimen- calificó el pasado 03 de octubre de “catastrófica” la situación de las refinerías en la nación.

    “La información que le llega a Maduro respecto a las refinerías es suministrada por los mismos gerentes que destruyeron la industria petrolera”, expresó.

    Girot, además, explicó que la capacidad de refinación de combustible en Venezuela está constituida por las refinerías de Puerto La Cruz, con una capacidad de procesamiento de 175.000 barriles de petróleo diario, la refinería El Palito de Puerto Cabello, cuya capacidad es de 145.000 barriles de petróleo diario y el Complejo Refinador Paraguaná, que a su vez se encuentra constituido por las refinerías Cardón y Amuay, cuya capacidad alcanza los 971.000 barriles de petróleo diario.

    «Toda esa capacidad de procesamiento está en el piso. Las únicas dos refinerías en el país que están haciendo intentos por reactivarlas es El Palito y Cardón (…) Las refinerías en el país son un cuero seco, lo pisas por un lado y se levanta por el otro. Esa es la triste realidad», aseveró el director ejecutivo de FUTPV.

    La solución de Maduro al problema de la gasolina

    Para el miércoles 30 de septiembre las colas que hacían los venezolanos para surtir gasolina en sus vehículos ya eran de hasta 3 y 4 días en Caracas y mucho más en el interior del país.

    Para esa fecha, el jefe del régimen anunció un nuevo plan de abastecimiento de gasolina por el último número de las placas de los carros, aumentando –además- el precio del combustible bajo dos modalidades: subsidiada; Bs. 5.000 por litro y “Premium”, cuyo precio empezó a ser de 0,50 dólar por litro.

    Sin embargo, esta “solución” fue un “pañito caliente”, pues a la fecha los ciudadanos tienen que hacer horas de cola para poder surtir combustible y en algunos casos, ni siquiera dejar el tanque del vehículo completamente lleno.

    Irán y las sanciones

    Uno de los aliados del régimen fue Irán, evadiendo las sanciones impuestas por la comunidad internacional, envió gasolina al país.

    En el mes de mayo llegaron los primeros cuatro buques con gasolina, cuya carga exacta nunca fue revelada de manera oficial por el régimen de Maduro, pero se conoció que era de más de 1 millón de barriles, lo que duró únicamente un mes y medio en el país.

    Después de eso, Irán siguió ayudando al régimen hasta que fueron incautados unos buques con gasolina por parte de Estados Unidos, con el objetivo de hacer respectar las sanciones. Los tanqueros fueron interceptados por el gobierno de Donald Trump en el mes de julio, cuando la administración presentó formalmente una demanda para incautar toda la carga que traían las citadas embarcaciones.

    Los motivos que dio el gobierno norteamericano es que los petroleros Bella, Bering, Pandi y Luna, como se llamaban, tenían conexión con los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés).

    Sin embargo, ahora los buques iraníes siguen navegando a Venezuela pero con sus geolocalizadores apagados para evadir todas las sanciones.

    En definitiva, Venezuela cierra uno de los peores años en su historia, teniendo como un punto de inflexión la escasez de gasolina que hizo recordar a la época del paro petrolero, cuando las colas eran imponentes y el país pensaba que no se repetirían.

    No obstante, no se espera una rectificación de parte del régimen y tampoco un levantamiento de sanciones de Estados Unidos, pese a su nueva administración, lo cual permitiría volver a importar combustible a Venezuela. Razón por la cual, no se avizora un futuro muy prometedor a la situación de gasolina en Venezuela.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS