Los países de América Latina luchan por contener el COVID-19

Los países de América Latina luchan por contener el COVID-19

Funcionarios del gobierno de Perú anunciaron el lunes que la cifra oficial de muertos por COVID-19 en el país había sido mucho más baja que la cifra real. En lugar de 69,342 peruanos que murieron por COVID-19 al 22 de mayo, como informó anteriormente el gobierno peruano, son más de 180,000 personas las que han muerto a causa del virus.

Los funcionarios culparon del conteo insuficiente a «una falta de pruebas que dificultaron la confirmación de si una persona había muerto debido al virus o alguna otra causa», informó Reuters. La nueva cifra significa que Perú tiene el número de muertos per cápita más alto del mundo.

La noticia llega al final de un fin de semana festivo en EE UU, donde millones de estadounidenses reanudaron sus viajes que antes habían sido suspendidos debido a la pandemia. EE UU continúa observando la disminución de casos de COVID-19 mientras se incrementan las tasas de vacunación.

Sin embargo en Brasil, Argentina, Perú y muchos otros países de América Latina, los funcionarios gubernamentales y de salud aún luchan por contener el virus.

El lunes, funcionarios argentinos informaron que el país había visto un total de 3,7 millones de casos confirmados de coronavirus, con más de 77.000 muertes desde el inicio de la pandemia, según datos de la Organización Mundial de la Salud. La devastadora tasa de infección en Argentina ha llevado a los organizadores de la Copa América a buscar un país anfitrión en otra parte.

La CONMEBOL, el organismo rector del torneo, anunció el domingo que descarataron a Argentina como país anfitrión con menos de dos semanas para el inicio del evento.

El torneo, que involucra a 10 países sudamericanos, fue originalmente programado para ser organizado por Argentina y Colombia. Los oficiales del torneo retiraron a Colombia a principios de mayo debido a los disturbios sociales.

Las competiciones ahora parecen trasladarse a Brasil, donde las condiciones del coronavirus no son mejores. Hasta la madrugada del martes, ha habido más de 16,5 millones de casos confirmados de coronavirus y 462,791 muertes registradas en Brasil, según la Universidad Johns Hopkins.

Miles de manifestantes tomaron las calles de Brasil durante el fin de semana, exigiendo más vacunas y el juicio político del presidente Jair Bolsnaro por el manejo del virus.

Los manifestantes portaban carteles que mostraban a Bolsonaro como un virus y con mensajes que decían en portugués: «Bolsonaro genera genocidio».

Los países de América Latina luchan por contener el COVID-19 1
Manifestantes con máscaras protectoras sostienen carteles que representan al presidente Jair Bolsonaro como una protesta por el virus contra la respuesta del gobierno en la lucha contra el COVID-19, exigiendo el juicio político de Bolsonaro, en Río de Janeiro, Brasil, el sábado 29 de mayo de 2021.
Bruna Prado / AP

El Senado del país está listo para realizar una investigación del gobierno sobre el manejo de la pandemia y el inicio intermitente del programa de inmunización del país.

Bolsonaro resistió durante mucho tiempo las medidas de bloqueo adoptadas en todo el mundo para contener el virus, pero el lunes el gobierno federal anunció que prohibía temporalmente la entrada de extranjeros «de cualquier nacionalidad» a Brasil.

La directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne, atribuyó las altas tasas de mortalidad récord en los países de América Latina y el Caribe a las «brechas evidentes» en el acceso a las vacunas COVID-19.

Al 19 de mayo, Etienne dijo que solo el 3% de las personas en América Latina y el Caribe han sido vacunadas completamente contra COVID-19, mientras que EE UU ha vacunado completamente a más de la mitad de los adultos estadounidenses.

«El progreso que estamos viendo en EE UU es un testimonio del poder de las vacunas, pero subraya la importancia vital de acelerar el acceso a las vacunas en toda nuestra región, para que otros países puedan inmunizar completamente a sus poblaciones», dijo Etienne. «Necesitamos urgentemente más vacunas para América Latina y el Caribe, una región que ha sido puesta a prueba por esta pandemia».

Los países de América Latina y el Caribe dependen en gran medida de COVAX para sus programas de inmunización. El esfuerzo internacional adquiere cantidades masivas de vacunas de los fabricantes y luego las distribuye de manera equitativa a los países según sus poblaciones.

Mientras que Perú recibirá 1 millón de dosis de la vacuna AstraZeneca de COVAX para el 4 de junio, en Argentina, los funcionarios están fabricando la vacuna rusa Sputnik V para aumentar los niveles de vacunación. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, dijo el lunes durante una entrevista que «si las cosas salen según lo planeado, en junio esperamos tener más de dos millones de dosis de Sputnik V fabricadas en Argentina».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.