lunes, noviembre 29, 2021
More
    InicioNoticias8 razones por las que no puedes dormir por la noche

    8 razones por las que no puedes dormir por la noche

    -

    Si eres de aquellos que conciliar el sueño se les ha vuelto una pesadilla, sigue leyendo que te contaremos qué podría estar causando tu insomnio, cuándo hablar con un médico sobre tus problemas de sueño y qué tipos de tratamiento pueden ayudarte a volver a dormir profundamente

    De vez en cuando, es común tener dificultades para conciliar el sueño, luchar contra despertares frecuentes durante la noche o notar que tu mente comienza a funcionar demasiado temprano en la mañana. De hecho, el insomnio es la queja más común del sueño y afecta a más de uno de cada tres adultos, según la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM).

    Pero el insomnio crónico no suele ser un problema aislado. Más bien, es un trastorno del sueño real y una posible señal de un problema subyacente con tu estilo de vida, medio ambiente o salud en general.

    «Si el sueño se interrumpe por algún tiempo, generalmente hay algo más profundo que vale la pena investigar», afirma Alex Dimitriu, médico del sueño y fundador de Menlo Park Psychiatry & Medicina del sueño en California.

    Si bien muchos de nosotros tenemos la tentación de adaptarnos a esta falta de sueño con más café y siestas, es importante tomarse el insomnio en serio. Con el tiempo, la falta de sueño puede contribuir a una serie de problemas, que van desde afecciones crónicas de salud como diabetes y enfermedades cardíacas hasta accidentes y lesiones graves, según la Clínica Cleveland. La cantidad de sueño que necesita cada persona puede variar, pero la mayoría de nosotros funcionamos mejor entre siete y nueve horas de sueño cada noche.

    Man in White Dress Shirt Covering His Face With Blue Textile

    ¿Cuáles son los síntomas del insomnio?

    Los posibles síntomas del insomnio pueden incluir:

    -Dificultad para conciliar el sueño.

    -Despertarse en medio de la noche o muy temprano en la mañana.

    -Sensación de cansancio, sueño o niebla durante el día.

    -Tener problemas para prestar atención, concentrarse o memoria vaga.

    -Mal humor, irritabilidad o depresión.

    -Comportamiento impulsivo o agresivo

    -Menor energía, motivación o rendimiento en el trabajo o la escuela.

    -Ser más propenso a cometer errores y accidentes.

    -Sentirse frustrado o preocupado por la falta de sueño.

    Woman in White Long Sleeve Shirt Holding Blue Umbrella

    ¿Existen diferentes tipos de insomnio?

    Experimentar trastornos del sueño a corto plazo es más común que el insomnio crónico, según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE UU. En este caso, puedes experimentar síntomas durante días, semanas o, a veces, un par de meses debido a un período particularmente estresante en el trabajo o un evento de vida traumático, como perder a un miembro de la familia o atravesar una ruptura dolorosa.

    El insomnio crónico, por otro lado, significa que tienes problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido al menos tres veces a la semana durante tres meses o más. También puede desencadenarse por causas como el estrés interminable, las emociones difíciles que no has superado o los viajes constantes que están alterando tu horario. Sin embargo, este tipo de insomnio también puede presentarse como un efecto secundario de un problema más profundo, como una afección de salud subyacente, un plan de medicamentos o el uso de sustancias.

    Free stock photo of adult, asleep, bed

    ¿Qué causa el insomnio?

    Profundicemos en las razones más comunes por las que puedes estar perdiendo el sueño:

    Ansiedad por quedarse dormido

    «De alguna manera, el insomnio es como un trastorno de ansiedad por no dormir lo suficiente», exlica Jason Ong, director de Medicina Conductual del Sueño en SleepCharge de Nox Health y profesor adjunto de medicina del sueño en la Facultad de Medicina Northwestern Feinberg. «La ansiedad por el sueño en realidad perpetúa el problema al interrumpir inadvertidamente la regulación del sueño de su cuerpo».

    Una respuesta común es tratar de solucionar el problema esforzándose más por conciliar el sueño. Sin embargo, movimientos como salir de la cama cuando crees que deberías tener sueño (pero no lo tienes) simplemente aumentan la presión. A la vez, tiende a sentirse aún más inquieto y despierto.

    Tiene un horario de sueño desordenado

    Si eres de aquellos que viaja a través de zonas horarias por motivos de trabajo, por ejemplo, o un trabajador por turnos que intenta dormir durante el día, podrías tener problemas de sueño. La raíz del problema se conoce como desalineación circadiana, dice el Dr. Ong.

    Estás estresado al máximo

    Un horario de trabajo abrumador, una deuda inminente, la prestación de cuidados, la pérdida de un ser querido, cualquier número de eventos estresantes de la vida podría desencadenar el insomnio. Eso se debe a que el estrés crónico afecta tu respuesta de lucha o huida, explica Ash Nadkarni, médico psiquiatra asociado en el Brigham and Women’s Hospital e instructor de la Facultad de Medicina de Harvard. Esto provoca una avalancha de hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol en el torrente sanguíneo. Cuando tu estrés no desaparece y el interruptor de «encendido» se atasca, estas hormonas siguen subiendo por tu cuerpo durante la noche para mantenerte alerta, bloqueando tu capacidad para relajarte y conciliar el sueño.

    Tiene una condición de salud mental

    El insomnio es un síntoma de muchos trastornos psiquiátricos, que incluyen depresión, ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo (TOC), trastorno bipolar y trastorno de estrés postraumático (TEPT), según la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI). Si bien la relación es complicada y se necesita más investigación, los investigadores plantean la hipótesis de que el vínculo se debe a cambios como una mayor respuesta al estrés, problemas con neurotransmisores o mensajeros químicos como la serotonina, norepinefrina y dopamina, además de problemas asociados con el reloj interno del cuerpo y el ciclo del sueño, agrega el Dr. Nadkarni.

    Otra condición de salud subyacente

    El insomnio puede deberse a numerosos problemas de salud, incluidos otros trastornos del sueño como el síndrome de piernas inquietas, narcolepsia o apnea del sueño, dolor crónico debido a afecciones como artritis o dolores de cabeza, cáncer, trastornos gastrointestinales trastornos como acidez de estómago o ERGE, fluctuaciones hormonales durante el período o debido a una enfermedad de la tiroides, o incluso trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson, según la Clínica Cleveland.

    Consumo de medicamentos o drogas para mantenerse despierto

    El insomnio también puede ser un efecto secundario no deseado de ciertos medicamentos o fármacos. Los estimulantes, por ejemplo, provocan la liberación de ciertos neurotransmisores, que a su vez pueden interrumpir tu capacidad para conciliar el sueño y permanecer dormido, dice el Dr. Nadkarni. Otros provocan un cambio o reducción en la calidad del sueño.

    Los culpables comunes incluyen:

    -Estimulantes como cafeína y nicotina.
    -Algunos medicamentos que se usan para tratar la depresión, el TDAH, la presión arterial alta o la enfermedad de Parkinson.
    -Alcohol u otros sedantes.
    -Algunos medicamentos para el asma como la teofilina.
    -Descongestionantes y medicamentos para la alergia y el resfriado que contienen pseudoefedrina.
    -Algunos esteroides como prednisona.
    -Drogas como marihuana, LSD y éxtasis.

    2 Women in Blue Button Up Shirt

    Práctica de ciertos hábitos que perturban el sueño

    La mala higiene del sueño, o los hábitos que arruinan tu capacidad para quedarte dormido, también pueden contribuir al insomnio. Quedarse en la cama durante largos períodos de tiempo o tomar siestas, por ejemplo, a menudo te preparan para más trastornos del sueño por la noche, dice el Dr. Ong. Si no haces suficiente ejercicio, trabajas hasta tarde, te acuestas a diferentes horas cada noche, o usas tu teléfono o miras televisión en la cama, también podrías estar haciendo que sea más difícil dormir bien, según la Biblioteca Nacional de EE UU.

    Otra pista: ¿Cómo es tu espacio para dormir?

    Aunque normalmente no es la causa principal del insomnio, los problemas con el entorno donde duermes también podrían dificultar el descanso nocturno, dice el Dr. Nadkarni. Luces de la calle brillantes que iluminan tu dormitorio, vecinos ruidosos, un compañero para dormir que ronca o un colchón o edredón que genera demasiado calor.

    ¿Cuándo debería consultar a un médico sobre el insomnio?

    “Cualquiera que duerma constantemente menos de seis horas por noche o experimente síntomas significativos de fatiga, bajo estado de ánimo o somnolencia al día siguiente, debería considerar hablar con un médico”, dice el Dr. Dimitriu.

    Por lo general, si han pasado algunas semanas y tu falta de sueño realmente está interfiriendo con tu vida cotidiana y tu capacidad para funcionar, es una buena idea buscar ayuda profesional, concuerda el Dr. Ong.

    Comienza por comunicarte con un médico de atención primaria. Dado que el insomnio puede ser causado por tantos problemas de salud diferentes, pueden ayudar a identificar si es necesario derivarlo a un especialista en sueño o psiquiatra, dice el Dr. Nadkarni.

    Man in White Robe Sitting on White Floor

    ¿Cómo es el tratamiento del insomnio?

    El tratamiento para el insomnio generalmente incluye abordar la causa subyacente, hacer cambios en el estilo de vida para mejorar la higiene del sueño, ir a terapia y / o tomar medicamentos.

    Si tienes problemas para dormir, el primer paso es mejorar tus hábitos de sueño. Algunos consejos rápidos:

    -Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
    -Realiza más ejercicio durante el día, idealmente al aire libre.
    -Evite las comidas copiosas, los líquidos en exceso y las discusiones estresantes antes de acostarte.
    -Limita las siestas y no te duermas al final de la tarde.
    -Reduce la ingesta de alcohol y nicotina.
    -Mantén stu habitación oscura, tranquila y fresca, idealmente entre 60 ° F y 67 ° F para una siesta tranquila.
    -Crea una rutina para relajarte antes de acostarte con actividades de cuidado personal como un largo baño o meditación.
    -Programa un toque de queda digital al menos 30 minutos antes de acostarte.
    -Si no puedes detener los pensamientos intrusivos, intenta escribir tus preocupaciones.
    -Si han pasado entre 20 y 40 minutos y no puedes conciliar el sueño, levántate de la cama y haz algo relajante, como leer un libro, hasta que tengas sueño.

    8 razones por las que no puedes dormir por la noche 3
    Maria Carolina Alonso
    Periodista venezolana basada en Miami. Apasionada por contar historias, conectar personas y compartir experiencias valiosas.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS