jueves, mayo 19, 2022
More
    InicioNoticiasQué le sucede a tu cerebro cuando tienes un bebé

    Qué le sucede a tu cerebro cuando tienes un bebé

    -

    Sigues perdiendo el hilo de tus pensamientos a mitad de la oración… y las llaves de tu auto. Sí, todos hemos oído hablar del ‘cerebro de mamá’, y si eres una madre nueva o estás embarazada, es muy probable que estés viviendo con él en este momento. Pero, ¿el ‘cerebro de mamá’ es algo real o es solo una gran y extraña coincidencia que tantas otras mujeres que dan a luz estén en el mismo barco?

    Purewow consultó a la psicóloga clínica Dra. Bethany Cook para llegar al fondo de lo que le sucede a tu cerebro cuando tienes un bebé, y esto es lo que aprendimos:

    1. La materia gris de tu cerebro se encoge

    En caso de que necesites un repaso de neurociencia, la materia gris es la capa más externa del cerebro, y debe su color a una alta concentración de cuerpos celulares neuronales; también juega un papel fundamental en el funcionamiento ejecutivo, el control motor, la regulación emocional, la cognición social y cualquier otra forma de procesamiento de información que se pueda imaginar.

    Curiosamente, la investigación más reciente de un estudio realizado en 2016 conducido por la Dra. Elseline Hoekzema y publicado en Nature Neuroscience, ha demostrado que ocurren cambios dramáticos en el cerebro de mujeres embarazadas y madres primerizas, y uno de esos cambios es una disminución en el volumen de materia gris.

    Esto puede parecer una mala noticia, pero no te preocupes, mamá, en realidad no significa que hayas perdido ninguna de tus facultades. Según la Dra. Cook, «la teoría detrás de la reducción de la materia gris es que el cerebro de una nueva madre se conecta de manera más eficiente y es capaz de cuidar y enseñar a su pequeño ser humano indefenso». En otras palabras, la reducción de la materia gris es un cambio adaptativo beneficioso que garantiza que las madres puedan asignar sus recursos de manera adecuada (es decir, dedicar su capacidad intelectual al cuidado del bebé).

    2. Aumentos de la poda sináptica

    La poda neuronal es el proceso natural del cuerpo de eliminar las neuronas que ya no son útiles para el cerebro, y se produce una gran cantidad de poda durante y después del embarazo. De hecho, va de la mano con la reducción de la materia gris de la que acabamos de mencionar y es el medio por el cual el cerebro se vuelve “más delgado y con más recursos, al tiempo que permite que se creen nuevos caminos con las necesidades adicionales del cerebro,” explica la Dra. Cook.

    3. Hay una pérdida de espacio mental

    Teniendo en cuenta lo que ahora sabes sobre los cambios en la materia gris y la poda neuronal en el cerebro posteriores al parto, no debería sorprender que esto se correlacione con una pérdida de espacio mental.

    “Psicológicamente hablando, el cerebro de una mujer después del bebé se convierte en una computadora que nunca deja de funcionar, rastreando y calculando cada movimiento y sonido de sus bebés, desde el sueño hasta la comida y las evacuaciones”, dice Cook.

    De hecho, “Hay tantas cosas ‘nuevas’ que la mente de una madre nunca puede cerrarse o quedarse en modo de espera. Agregue a la mezcla: un cuerpo cambiante, montañas rusas de hormonas, senos que gotean y dolorosas pausas para ir al baño y tendrá una mente sobrecargada”. En pocas palabras: la reducción de la materia gris y la poda neuronal rápida son cambios sofisticados respaldados por investigaciones que ocurren en el cerebro de las nuevas mamás, mientras que la pérdida de espacio mental (es decir, esa sensación abrumada y confusa) es la consecuencia que está experimentando en el día a día.

    4. Hay crecimiento de la corteza prefrontal, el lóbulo parietal y el lóbulo temporal

    Como se mencionó anteriormente, tu cerebro como mamá primeriza se está reduciendo por una muy buena razón. Aún así, la idea de perder materia gris no es exactamente alentadora, así que vamos a aligerar el estado de ánimo.

    Según la Dra. Cook, “Los estudios han demostrado un crecimiento en la corteza prefrontal del cerebro de las nuevas madres, que es el área responsable del aprendizaje, la planificación, la gratificación retrasada y el juicio. También encontraron crecimiento en los lóbulos parietales (es decir, el centro de regulación emocional del cerebro) y los lóbulos temporales, que están asociados con la empatía y la comprensión”.

    Básicamente, su funcionamiento ejecutivo y su memoria pueden haber sufrido un golpe temporal, pero está mejorando de otras maneras, principalmente porque este crecimiento “mejora la capacidad de la mamá para aprender a leer y comprender las señales no verbales, permite conexiones y vínculos más profundos, y le da a mamá la paciencia extra que necesita para cuidar a un bebé y cuidarse a sí misma”. Así es, hay ciencia real detrás del instinto maternal.

    5. Tu amígdala aumenta

    Aquí, otra área de crecimiento. Las investigaciones han demostrado que la amígdala de una mujer, la parte del cerebro involucrada en el procesamiento de estímulos amenazantes y la activación de la respuesta del cuerpo a estímulos peligrosos, aumenta después de tener un bebé.

    “Esta amígdala agrandada hace que la madre sea más hipersensible y receptiva a las necesidades de su nuevo bebé y su entorno en un esfuerzo por mantener a todos a salvo”, dice la Dra. Cook, y agrega que “también está involucrada en la creación y el mantenimiento de un ciclo de retroalimentación positiva entre comportamientos de la madre y el bebé”.

    6. Lapsos de memoria

    Los lapsos de memoria y la confusión son casi omnipresentes entre las nuevas mamás, y existen numerosos factores, por ejemplo, el doble golpe de un aumento de la carga mental y la disminución del sueño, que contribuyen a este sentimiento de aturdimiento y confusión.

    Sin embargo, algunos investigadores dicen que los cambios estructurales antes mencionados en el cerebro tienen un impacto en la memoria, y sí, esto también tiene un propósito evolutivo. “Se ha postulado que la evolución ha hecho que las mujeres ‘olviden’ los dolores y las pruebas del parto y los primeros años como una forma de asegurarse de seguir procreando.

    La línea de fondo

    Free Woman Carrying A Baby  Stock Photo

    El ‘cerebro de mamá’ es más que una forma linda de reírse de la grave falta de sueño que sufres; es un fenómeno respaldado por la ciencia. Dicho esto, en realidad no se ha perdido nada: las áreas del cerebro simplemente se han vuelto más refinadas y especializadas, por lo que la maternidad puede convertirse en una de tus áreas de especialización.

    LEA TAMBIÉN | La ‘depresión sonriente’ es una de las enfermedades mentales más peligrosas que afecta a millones de personas

    Sin embargo, la lucha es real, por lo que puedes sentirte tranquila al saber que los cambios descritos anteriormente no se cree que sean permanentes (se cree que durarán aproximadamente dos años, posiblemente más) y todos ellos facilitan esa conexión única tan importante que compartes con tu bebé.

    Qué le sucede a tu cerebro cuando tienes un bebé 3
    Maria Carolina Alonso
    Periodista venezolana basada en Miami. Apasionada por contar historias, conectar personas y compartir experiencias valiosas.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    A %d blogueros les gusta esto: