Desarrollan cabinas para pruebas de COVID-19 libres de contacto humano

south-korea-test-

El estudio de arquitectura SITU de Nueva York, ha desarrollado cabinas similares a las telefónicas para realizar pruebas de COVID-19, basadas en un modelo utilizado con éxito en Corea del Sur.

La prueba para COVID-19 sigue siendo uno de los mayores desafíos en EE UU. Para satisfacer la demanda, muchas ciudades han establecido pruebas de conducción; otros, como la ciudad de Nueva York, tienen carpas emergentes. Pero no importa cómo se haga la prueba, aún tiene que interactuar con un profesional médico, lo que pone al trabajador en riesgo (y a usted, si no está realmente enfermo). Los arquitectos de SITU, una firma de Nueva York que se dedica a desarrollar, desde paneles solares urbanos hasta violaciones de derechos humanos, están desarrollando una solución: centros de detección al aire libre que le permiten obtener una prueba COVID-19, sin tener que entrar en contacto directo con nadie más.

Según los modelos utilizados en Corea del Sur, estos centros de detección de pacientes se parecen a las cabinas telefónicas y permiten que las personas obtengan asesoramiento médico profesional, junto con una prueba de hisopos COVID-19, sin contacto. Están alojados debajo de carpas médicas, que generalmente se encuentran a las afueras de las salas de emergencias, y pueden fabricarse rápidamente y luego desplegarse en hospitales que lo necesiten.

Desarrollan cabinas para pruebas de COVID-19 libres de contacto humano 1
[Imagen: cortesía SITU]

Cada centro de pruebas viene equipado con una partición acrílica transparente con guantes de goma sellados incrustados, que permiten a los médicos que trabajan con varias personas todos los días tomar temperaturas, hisopos nasales y escuchar los pulmones y el corazón de los pacientes sin exponerse. Las cabinas están hechas de un material compuesto de aluminio, que se puede marcar y plegar para crear una estructura rígida. También se limpia fácilmente; los equipos médicos los desinfectarán entre cada visita.

La restricción única para este proyecto es que debe abordar escenarios de prueba y evaluación. «Hay estrategias de mitigación y estrategias de contención, y este proyecto se aplica a ambos», dice Brad Samuels de SITU. «Se están utilizando para la evaluación de personas sintomáticas, pero también en un mes o dos, cuando esperamos tener más pruebas disponibles, así como sitios de prueba, eso es más un escenario de contención». Actualmente, la mayoría de las personas con síntomas de COVID-19 se quedan en casa hasta que se enferman lo suficiente como para necesitar hospitalización (o medicamentos).

Si bien estos centros de prueba serán utilizados principalmente por personas sintomáticas que buscan una prueba, eventualmente pueden ayudar a contener la propagación del coronavirus al evaluar también a personas asintomáticas (como lo han hecho otros países) para asegurarse de que los ciudadanos no transmitan el patógeno sin saberlo.

Desarrollan cabinas para pruebas de COVID-19 libres de contacto humano 2

Hasta ahora, el diseño está en la fase de prototipo, y SITU está haciendo pruebas a los usuarios para obtener comentarios del personal médico, antes de que las cabinas de detección hagan su debut oficial en los centros médicos de la ciudad de Nueva York. Ese proceso «nos lleva a hacer ajustes en los guantes para que sean cómodos y fáciles de usar», dice Samuels. «Y está dando lugar a algunos cambios en la forma en que pensamos sobre las alturas de las diferentes aperturas … hay personas de diferente estatura, personas con discapacidades; no es un escenario único para todos».

Una vez que la plantilla de diseño esté completa, SITU construirá sus propias cabinas para ubicarlas cerca de hospitales con la mayor densidad de casos de coronavirus. Los arquitectos eventualmente esperan externalizar la producción a otras compañías también. Samuels estima que SITU por su cuenta, puede hacer aproximadamente cuatro cabinas en un par de días; a través de la colaboración con otras organizaciones, esa línea de tiempo de producción solo se acelerará.

Después de que SITU complete las revisiones del prototipo en los próximos días, los arquitectos esperan comenzar a construir stands de inmediato. Queens podría ser el primer objetivo, el distrito de la ciudad de Nueva York que ha sido el más afectado por el virus. La firma ha desarrollado estrategias para dispersar las cabinas alrededor de los hospitales en las más apremiantes necesidades, colocadas cuidadosamente a distancia en un esfuerzo por abordar el cuello de botella que ha estado ocurriendo mientras la gente espera, a menos de seis pies de distancia, para hacerse la prueba.

Samuels compara las cabinas con las instalaciones de detección de tránsito (desde el vehículo de la persona), que han sido notablemente exitosas en para examinar grandes volúmenes de personas. Pero Nueva York y otras áreas urbanas densas no tienen tanto espacio y tanta gente que tiene acceso a los automóviles. Estas cabinas emergentes alcanzan un objetivo similar, para una ciudad conocida por su cultura peatonal. «[Esto es como] un viaje ambulatorio», dice. «Una alternativa al uso de automóviles donde la gente puede caminar y hacerse el mismo tipo de pruebas».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.