jueves, diciembre 9, 2021
More
    InicioOpiniónLos Kennedy: pasión, muerte y resurrección

    Los Kennedy: pasión, muerte y resurrección

    -


    Joaquín Ortega

    El apetito de poder parece estar en el ADN de ciertas familias. Los apellidos asociados a las intrigas cortesanas refuerzan una verdad indiscutible: ya seas Medici, Borgia, Rothschild, Cardoso, Kirchner, Castro, Bush, Somoza, Le Pen, Bismarck o Bonaparte gobernar un país es parte vital de tus destrezas. Cada quien en su sistema, cada quien con su estilo, pero a fin de cuentas… influir y dominar a sus pueblos con todas las herramientas posibles.

    Cientos de libros se han escrito acerca de la vida de los Kennedy. Horas de documentales a favor y en contra….kilos de archivos e informes que tratan de llevar al dedillo la vida privada y pública del clan devenido en mito por obra y gracia de sus éxitos y desmanes.

    El inicio de la fortuna

    Se dice que el patriarca Joe Kennedy amasó su fortuna bajo el patrocinio del crimen organizado…en especial, entre las fronteras grises del tráfico de licor entre Canadá y Estados Unidos, durante aquellos años de la prohibición. Su interés posterior fue darle respetabilidad al origen de su dinero haciendo que sus hijos brillaran en todas las áreas que la sociedad de entonces admiraba más: negocios, educación, deportes y la guerra. Si Joe Kennedy era amigo de Frank Costello o Sam Giancana (connotados mafiosos italo americanos) nunca se sabrá a ciencia cierta; pero sin duda, la elección de John Fitzgerald recibió el apoyo de mano de obra sindicalizada y manejada por nodos mafiosos.

    Los dos varones mayores

    El hijo mayor Joseph muere en un incidente oscuro. No se sabe si explotó el avión en el aire por un accidente o si el retraso al saltar del avión (pilotado automáticamente en los últimos minutos) se debió a una pelea con su compañero de armas. La vida de Joseph da incluso para una serie de aventuras: como corresponsal cubría la guerra civil española, donde supuestamente habría sido parte de una operación de inteligencia conjunta con espías británicos. Cierra su expediente vital como piloto de una nave de prueba repleta de componentes volátiles y letales como para demoler un estadio.

    John Fitzgerald era un joven aristócrata en toda ley: juega rugby, fútbol americano, nada como un pez y estudia un tiempo en Inglaterra. Regresa a Estados Unidos con un libro escrito que dibuja las amenazas alemanas sobre el mundo. Al comenzar la segunda guerra mundial termina destacado en actividades marítimas antisubmarinos. Su lancha sería hundida y rescata audazmente a su tripulación entera llevándolos a buen puerto… a pura tracción humana. Éste evento que le valió condecoraciones y respeto en la fuerza armada (amén de un dolor eterno en la espalda) nunca sería utilizado en la campaña electoral por motivos que todavía los analistas le seguimos dando vueltas a la cabeza. De todas formas su carisma, la belleza e inteligencia de su mujer y el pésimo desempeño de Nixon frente a las cámaras de TV le dieron una victoria indiscutible cuando se lanzó al ruedo político.

    Una violencia tras otras

    ¿Quiénes lo querían matar? No está claro. Pero sin duda se metió con muchos perros rabiosos a la vez: la mafia, los comunistas, los cubanos, la propia CIA, el FBI y en especial la base de poder fundacional del propio país: los WASP (blancos, anglosajones, protestantes)

    Los años sesenta aceleran violencias internas y externas en EUA: matan a JFK en Dallas y la culpa recae sobre Lee Harvey Oswald. Aparecen docenas de teorías que incrementan cada año la paranoia natural del público: desde la bala mágica hasta tres disparos a la vez, pasando por el conductor asesino… o la propia Jackie, como agente infiltrada con la única misión de dispararle en el auto en movimiento.

    Robert y Ted

    La antorcha política pasa a Robert Kennedy, pero termina abaleado en el Hotel Ambassador en Los Angeles cinco años después que su hermano. Robert insistía en una cruzada anti mafia, erráticamente anticomunista y proderechos civiles de la comunidad afroamericana.

    La política se le sigue dando a la familia pero cada vez que parecen acercarse a la silla presidencial algo ocurre. El siguiente en la lista es Ted Kennedy. Quien se ve envuelto en un escándalo al morir ahogada su secretaria (quien al parecer era su amante, y pudo haber sido rescatada con vida si Ted hubiese pedido ayuda) De allí en adelante su carrera se empantana por efecto natural de la “maldición” y mientras tanto el niño John John va creciendo sano y fuerte.

    John John y la revista con nombre de prócer

    John John funda la revista George, un magazine de periodismo político y estilo de vida inspirado en Esquire, Rolling Stone o Vanity Fair con un tono editorial bastante cercano a los intereses de los nuevos votantes de entonces. Para variar la desventura regresa a escena cuando la avioneta que pilotaba John John, cae a tierra matándolo a él, a su esposa y a su cuñada.

    Q Anon y la resurrección

    Como si no fuese suficiente. En 2008 aparece una teoría en distintas redes y páginas donde se exploran sospechas válidas junto a desinformación o simple locura. La noticia es que supuestamente John John Kennedy está vivo. Durante casi 10 años se olvida la fulana historia y durante el mandato de Donald Trump un informante anónimo y ficticio conocido como “Q”, comienza a filtrar información sobre una operación encubierta que habría retirado de la vida pública al único hijo de JFK , fingiendo su muerte accidental. Ya en campaña electoral y post electoral videos van y vienen enfocando a un hombre de las dimensiones de John John, pero con barba…a veces con sombrero… a veces con gorra.

    Cuenta la leyenda que dicho hombre revelará cosas inimaginables de la conspiración en contra de los Kennedy, en contra de Trump y en contra de los verdaderos valores del pueblo norteamericano. Cuenta la leyenda que también hubo una familia más grande que su propia tragedia…cuenta la leyenda que muchos terminarán contando una leyenda…

    @ortegabrothers

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

    ÚLTIMAS ENTRADAS